Todos los tibetanos desean volver a su país

20-10-2003

Con su tradicional modestia y afable sonrisa, el líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, declaró en Praga que todos los tibetanos esperan y desean volver a su país.

Dalai Lama y Vaclav Havel, Foro 2000Dalai Lama y Vaclav Havel, Foro 2000 El Dalai Lama llegó a Praga por quinta vez, respondiendo una vez más la invitación del ex presidente checo Václav Havel.

El Dalai Lama asistió a una Conferencia por la libertad en el Tíbet, convocada por Organizaciones No Gubernamentales en el marco de Foro 2000, encuentro de intelectuales que una vez al año tiene lugar en Praga.

"Como tibetano y Dalai Lama trato de buscar una solución a la situación del Tíbet ya desde mis 16 años. Desde hace 44 años vivo en la India y me esfuerzo por la democratización de mi país" expresó el Dalai Lama.

Dalai Lama y Vaclav Havel, Foro 2000Dalai Lama y Vaclav Havel, Foro 2000 China ocupó el Tibet en 1959 y desde entonces trata de cambiar las costumbres, tradiciones y cultura tibetanas. De acuerdo con el Dalai Lama en su tierra está ocurríendo un "genocidio cultural".

La permanente ola de inmigrantes chinos hace de los tibetanos una minoría en su propia casa. Cada año miles de trabajadores chinos llegan hasta esas tierras con la garantía de las autoridades de que tendrán los mejores empleos, tres meses al año de vacaciones, ventajas fiscales y un sueldo cuatro veces mejor que en el resto del país.

Durante su visita a Praga, el Dalai Lama explicó, como en repetidas ocasiones, que quiere una gran autonomía, no independencia para la región del Himalaya.

La embajada china en la República Checa protestó por la visita del Dalai Lama y la celebración de la Conferencia sobre la Libertad en el Tíbet.

El Ministerio de RR.EE. checo rechazó la protesta y explicó que en la República Checa la democracia permite celebrar todo tipo de actividades que no contradigan las leyes vigentes.

20-10-2003