Todo el país llora a sus tres campeones mundiales

08-09-2011

La tragedia del avión Yak-42, que cayó al río Volga el miércoles por la tarde, en las cercanías de Yaroslavl, en Rusia, ha conmovido al mundo entero, especialmente a la República Checa. Tres campeones mundiales checos están entre las 44 víctimas fatales: Karel Rachůnek, Josef Vašíček y Jan Marek, junto a todo el equipo Lokomotiv Yaroslavl.

Foto: ČTKFoto: ČTK “El día más amargo para el deporte checo”. “Jornada negra”. “El país llora a sus campeones”. Los titulares de la prensa nacional no pueden ser más elocuentes: la tragedia de Yaroslavl ha calado hondo.

El miércoles por la tarde, apenas trascendió que tres jugadores checos estaban entre las 44 víctimas mortales del accidente, la afición deportiva se congregó en las plazas del país para homenajear a sus ídolos con velas y cánticos.

Todo el equipo profesional Lokomotiv Yaroslavl, que viajaba a Minsk para jugar el primer partido de la temporada de la KHL, pereció en el accidente, probablemente causado por fallos técnicos en el despegue.

Josef Vašíček, foto: ČTKJosef Vašíček, foto: ČTK Entre ellos, los jugadores nacionales Josef Vašíček, Jan Marek y Karel Rachůnek, de 30, 31 y 32 años respectivamente, que eran seleccionados checos y en su palmarés tenían dos medallas de oro en los campeonatos mundiales, además de ser muy famosos y queridos por la afición.

El entrenador de la selección checa de hockey, Alois Hadamczik, en entrevista telefónica con la Radiodifusión Checa, reflejó el sentir nacional ante esta terrible tragedia.

“La primera información me llegó a eso de las cuatro y media de la tarde. Al principio no me lo podía creer. Me llegaron muchísimos mensajes y no sabía qué contestar, en un momento estaba llorando y después me daba muchísima rabia, porque no sabía qué hacer. Es una tragedia tremenda, lo siento muchísimo por sus familias, por sus hijos, por el país entero. Intento recordar cuándo fue la última vez que los vi y hablé con ellos. Y todavía no quiero creer que ya no les volveré a ver ni hablar nunca más”, dijo un abatido Alois Hadamczik.

Karel Rachůnek, foto: ČTKKarel Rachůnek, foto: ČTK En una declaración oficial, el presidente de la Asociación Checa de Hockey sobre Hielo, Tomáš Král, sostuvo: “La noticia sobre la muerte de Karel, Josef y Jan nos ha pasmado a todos. Ellos contribuyeron de una manera importante al éxito del hockey checo durante los últimos años, especialmente al ganar las medallas de oro en 2005 y 2010. Eran no solo unos jugadores de excepción, sino también grandes personas y excelentes amigos y compañeros. Así les recordará el país”.

El segundo entrenador de la selección checa de hockey hielo, Milan Hadrava, también quiso recordar a sus muchachos.

“Es una situación muy desagradable, una noticia terrible para todo el deporte, tanto checo, ruso, eslovaco y de otras naciones, que hayan muerto unos deportistas tan destacados. Los jugadores de la selección ya están compartiendo sensaciones y hablan de lo que pasó. A algunos les impactó más que a otros, por supuesto, especialmente los que les conocieron personalmente, pero la sensación general es de una tristeza infinita”, comentó.

Jan Marek, foto: ČTKJan Marek, foto: ČTK Entre las víctimas hay 17 jugadores rusos, los tres seleccionados checos, un eslovaco, Pavol Demitra, además de jugadores de Alemania, Suecia, Ucrania, Bielorrusia, Letonia y el entrenador del equipo, el canadiense Brad McCrimmon. Por eso la tragedia es lamentada en todo el mundo.

El presidente de la Asociación Internacional de Hockey sobre Hielo, el suizo René Fasel, indicó: “Es una tragedia terrible, el día más oscuro en la historia de nuestro deporte. Nuestros pensamientos y plegarias están con los familiares y amigos de las víctimas”.

Sin duda, una de las peores tragedias del deporte mundial.

08-09-2011