Toda una semana de vídeo arte español en Praga

30-10-2012

Praga acoge durante cinco días la muestra de vídeo arte Caras B. Con un programa distinto en cada proyección, se hace un repaso histórico por su evolución en España, comenzando por un vídeo dirigido por el propio Salvador Dalí que se adelanta a la fecha comúnmente aceptada de surgimiento de ese género.

'Lisergic Fluxes', foto: Cine Světozor'Lisergic Fluxes', foto: Cine Světozor Cada día de esta semana, primero en el cine Světozor desde este martes hasta el jueves, y después, viernes y sábado en la Biblioteca Municipal, se proyectan en diferentes bloques los 60 vídeos seleccionados para el ciclo Caras B.

El comisario de la muestra, el también artista Carlos Trigueros Mori, explica en qué consiste esta recopilación de vídeos que abarcan cuatro décadas.

“Es repasar los hitos de la historia del vídeo arte desde los olvidados. Desde artistas que no han sido reconocidos en su tiempo, muchos de ellos porque hacían algo excesivamente moderna para su época. Otros son artistas reconocidos que tienen bocetos que no han sido exhibidos nunca y los hemos rescatado, y también hay artistas que están ahora funcionando y que ha dado la casualidad que tenían algo desconocido”.

'Family Album', foto: Cine Světozor'Family Album', foto: Cine Světozor El nombre de la muestra, Caras B, hace referencia a los antiguos singles de vinilo, donde estaba la canción principal en la cara A, y en la otra, otra canción que a menudo era más interesante.

Un vídeo dirigido en Estados Unidos por Salvador Dalí para la televisión en 1960 es una de las joyas de la exposición, ya que además se adelanta en cuatro años a la fecha considerada como inicio del vídeo arte en el mundo. Aunque experimentos con la imagen siempre existieron y es un género difícil a veces de enmarcar.

En el ciclo se ve como el vídeo arte va evolucionando en España, primero por la realidad política de cada momento, pero también por el desarrollo tecnológico que lo va abriendo cada vez a más gente, al irse siempre abaratando su producción. Carlos Trigueros reflexionó sobre la situación del vídeo arte en España.

'En la ciudad', foto: Cine Světozor'En la ciudad', foto: Cine Světozor “España, ya no solo en vídeo arte, sino en arte por lo general, es un país de francotiradores. Hay algunos que tienen la estrella, y que desgraciadamente han tenido que salir del país para ser reconocidos y son los que están triunfando. Hay otros que salieron en su momento del país, volvieron, y precisamente por haber estado fuera se les reconoce. Entonces, no hay una situación de vídeo arte como algo global, aparte de que ya no hay una escisión entre vídeo arte monocanal, el que se ve en una pantalla, o el que se ve en una instalación. Los artistas no solo hacen vídeo arte, hacen obras y además piezas en vídeo”.

Con la crisis se ha beneficiado el vídeo, porque a la hora de mover una pieza de arte, dice Trigueros, se pueden mover los 60 DVDs de los que consta la muestra por el mismo costo que una sola escultura.

En la presentación del ciclo el lunes en el Instituto Cervantes también estuvo uno de los artistas seleccionados, Javier Núñez Gasco, que habló de su obra.

“Normalmente mi trabajo en vídeo es el registro de una performance. Normalmente no utilizo efectos, es una cámara fija, con un solo encuadre, en el que suceden cosas. Normalmente trabajo a partir de ideas, y depende de la idea, se puede manifestar en un material o en otro material, incluso a veces en varios”.

El vídeo ‘Prótesis Para una Bailarina’ de Javier Núñez Gascó es uno de los 60 que se podrán ver estos días en Praga, entre los que se encuentran obras de artistas reconocidos en la actualidad no solo por sus aportaciones al vídeo arte.

30-10-2012