Temelín figuraría entre las centrales nucleares menos seguras

03-10-2012

Casi todas las 140 centrales nucleares operativas en la Unión Europea necesitan mejorar su seguridad. Así lo dice un informe de la Comisión Europea basado en las pruebas de estrés de las plantas comunitarias. Sin embargo, las autoridades checas subrayan que los reactores checos de Temelín y Dukovany cumplen con todas las exigencias de seguridad.

La Unión Europea tendrá que gastar unos 25 mil millones de euros para llevar a cabo las medidas imprescindibles para mejorar la seguridad de las centrales comunitarias. Así lo subrayan la prensa alemana y francesa en relación al informe de la Comisión Europea que será dado a conocer oficialmente este jueves.

La planta francesa Fessenheim y la checa Temelín son las que tienen el mayor número de puntos críticos en cuanto a la seguridad, según destaca el diario alemán Augsburger Allgemeine.

El ministro checo de Industria, Martin Kuba, tildó esa información de absurda e insinuó que se trata de una fuga de información que puede ser tergiversada.

“Esperemos a la publicación oficial de ese informe. Debatamos sobre los resultados, pero yo los considero absurdos, ya que las centrales checas han pasado sin problemas por las pruebas de estrés. Eso sólo demuestra que la energía nuclear hoy día es un gran tema político”.

Martin Kuba, foto: Archivo del Gobierno checoMartin Kuba, foto: Archivo del Gobierno checo También los expertos estatales en energía nuclear califican de exagerada la información de que las plantas checas representan gran riesgo de seguridad. Por su parte, Jan Rovenský, de la organización Greenpeace, insiste en que ambas plantas tienen varias cosas que mejorar.

“El problema de Dukovany consiste en que la planta carece del edificio de contención, lo que la hace más vulnerable. Mientras que en Temelín debería verificarse la soldadura en la entrada de la tubería primaria de circulación al depósito de presión realizada ilegalmente en el año 2001. La intervención de la Comisión Europea podría ayudar a resolver finalmente ese problema”.

Según la información publicada por la prensa, el informe de la Comisión Europea indica que ambas plantas checas carecen, entre otras medidas, de planes de emergencia en caso de avería y paro forzado.

Además, el diario económico checo E15 escribe que la Unión Europea insiste en poner fuera de servicio la central de Dukovany por utilizar combustible producido del uranio enriquecido en Rusia, lo que contradice las reglas comunitarias.

La compañía ČEZ, dueña de las centrales, lo rechaza diciendo que el respectivo contrato había sido firmado antes de la entrada de la República Checa en la Unión Europea.

“El informe de la Comisión Europea no facilita ninguna nueva información sobre el nivel de la seguridad de las centrales de la UE. Los resultados de las pruebas de estrés realizadas y publicadas por la Comisión Europea en abril pasado no han encontrado errores fundamentales en la tecnología y funcionamiento de las centrales checas”, aseguró una portavoz de la compañía ČEZ.

03-10-2012