Subjefe de la oficina presidencial arremetió contra los homosexuales

05-08-2011

La tolerancia es el tema del primer festival del orgullo gay que tendrá lugar la próxima semana en Praga. No obstante, el subjefe de la oficina presidencial Petr Hájek opina que se trata de una actividad de depravados que atenta contra las buenas costumbres y la familia como pilar de la sociedad.

Petr Hájek volvió a conseguirlo. Se situó nuevamente en la mirilla de los medios de comunicación con un áspero discurso. Recientemente restó importancia al operativo que acabó con la vida de Osama Bin Laden, diciendo que el terrorista más buscado del planeta era una ficción mediática. Aquellas declaraciones causaron malestar en los círculos políticos nacionales ya que perjudicaban las relaciones con Washington.

Hájek, hombre de confianza del presidente de la República, arremetió ahora contra los homosexuales que preparan su primer festival del orgullo gay en la capital checa.

En declaraciones al portal Parlamentní Listy, Hájek sostuvo que la “actividad de los homosexuales, que tendrá lugar en Praga bajo el lindo nombre de festival del orgullo gay, pone de manifiesto una visión del mundo en la que la familia, en su sentido clásico, ya no juega papel alguno. Es un mundo en el que las desviaciones sexuales, y de otro tipo, son virtudes, lo anormal se vuelve norma y la destrucción de la sociedad es considerada como un avance sagrado”.

El redactor jefe de la revista LUI MAG, Jakub Starý, insistió en que se trata de un festival con desfiles, carnavales, conciertos, espectáculos teatrales, conferencias y hasta actividades deportivas.

“En primer lugar me gustaría invitar al señor Hájek al festival, para que vea que los homosexuales son personas normales. Y en segundo lugar quiero enfatizar que entre los valores de la vida moderna se encuentra la tolerancia y no el fascismo”, subrayó Starý.

Entre tanto el organizador del festival Prague Pride, Czeslaw Walek, indicó que el señor Hájek no había leído el programa del festival. “No se trata de ningún tipo de presión política por parte de los homosexuales”, subrayó Walek.

Las críticas de Hájek no se limitaron a los homosexuales. El subjefe de la oficina presidencial arremetió contra el alcalde mayor de Praga, Bohuslav Svoboda, y contra el líder del Partido Cívico Democrático, Boris Šťasný, por permitir que los homosexuales desfilen por las calles de la capital.

Hájek les recordó que el Partido Cívico Democrático (ODS), al que pertenecen los tres, es una formación de derecha que respeta los principios cristianos europeos.

Bohuslav SvobodaBohuslav Svoboda El alcalde Svoboda recordó que los homosexuales son parte de la sociedad y que no tiene sentido negarlo. “Me indigna la división de las personas según su color de piel, religión u orientación sexual. Ya en el pasado ocurrieron cosas semejantes y quedó demostrado que fueron realmente malignas”.

El Prague Pride, que se extenderá por cinco días entre el 10 y el 14 de agosto, incluye 60 eventos separados que se realizarán en distintos puntos de la capital, aunque los dos principales serán el desfile con carros alegóricos por las calles del centro y el festival musical.

05-08-2011