Starbucks abrirá sus primeras cafeterías en la República Checa

04-04-2007

La cadena estadounidense de cafeterías "Starbucks" anunció el pasado viernes que expandirá al mercado checo.

Foto: CTKFoto: CTK Desde hace varios años los consumidores pueden disfrutar de los cafés de la cadena estadounidense Starbucks en una de las 13 mil cafeterías que la cadena tiene emplazados en 23 países de todo el mundo. Solamente el año pasado, la cadena abrió casi dos mil nuevas cafeterías y el volumen de sus ingresos alcanzó unos cinco mil millones de euros.

Los representantes de Starbucks decidieron entrar en la República Checa, Polonia y Hungría, confirmando un contrato con la empresa AmRest, que promociona actualmente la cadena de los restaurantes KFC, que bajo una licencia abrirá los recintos de Starbucks en dichos países centroeuropeos. Jan Velinger, periodista canadiense que reside en Praga, nos explica que le alegra la decisión.

"Creo que los cafés de este tipo faltan en la república Checa. Cuando una persona quiere comprar un café para llevar o un café del sabor diferente como lo hacen en Starbucks, no lo consigue. Por otra parte opino que los checos no están acostumbrados a beber el café en la calle y se lo preparan generalmente en sus casas o en sus oficinas".

No obstante, los empresarios estadounidenses no han revelado todavía cuándo abrirán sus puertas los primeros cafés Starbucks en Chequia. Tres años atrás aparecieron en la República Checa las cafeterías de marca Cofee Heaven de Gran Bretaña, que actualmente ofrecen esa bebida en doce restaurantes en la capital Praga. Además de la marca británica, también empezaron a ofrecer sus productos en el país otras marcas como Segafredo, Illy y Tchibo café. El portavoz de la empresa Cofee Heaven, Nikolaos Balamotis, explica que la llegada de Starbucks a la república Checa influirá de una manera positiva en el mercado porque atraerá a los consumidores a los cafés de marca.

Sin embargo, los checos no se han acostumbrado hasta ahora a visitar las cafeterías de estilo norteamericano, en las que no se fuma y se bebe el café en los vasos de plástico. Además el precio del café en las cadenas especiales, sobrepasa generalmente un euro y es más caro que en las cafeterías tradicionales.

04-04-2007