“Somos testigos de una agresión militar rusa en Crimea”

05-03-2014

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, aseguró este martes ante las cámaras de televisión que las nuevas autoridades ucranias son ilegítimas y negó que en Crimea estén actuando fuerzas militares rusas. El ministro de Relaciones Exteriores checo, Lubomír Zaorálek, aseguró, por su parte, que somos testigos de una agresión militar rusa en Crimea.

Foto: ČTKFoto: ČTK Los ministros de Relaciones Exteriores de los países de la Unión Europea mantuvieron a principios de la semana una reunión extraordinaria para debatir sobre la crisis de Ucrania.

El jefe de la diplomacia checa, Lubomír Zaorálek, confirmó a la Televisión Checa que los responsables de la política exterior de los Veintiocho coincidieron en que lo que ocurre en Crimea es una agresión militar.

“Todos los asistentes coincidimos en que lo que ocurrió fue un claro acto de violencia, una agresión”.

Lubomír Zaorálek, foto: ČTKLubomír Zaorálek, foto: ČTK El ministro Zaorálek reconoció que no comprendía las palabras del gobernante ruso Vladímir Putin que asegura que en Crimea no están actuando fuerzas militares de Rusia.

“Me resulta incomprensible la afirmación de que las fuerzas militares de Crimea son grupos locales de autodefensa. Y creo que el papel de Rusia no es resolver los problemas constitucionales de Ucrania”.

Vladímir Putin, foto: ČTKVladímir Putin, foto: ČTK El presidente Putin se reservó el derecho de utilizar todos los medios disponibles si la situación en Ucrania se desborda, como en Kiev, con el objetivo de defender a la población de las regiones del sur y este ucranianos mayoritariamente rusa.

La Unión Europea ha lanzado un ultimátum a Moscú para que ordene la vuelta de las tropas a sus bases y ha condenado el acto de agresión de las fuerzas militares rusas tras constatar una clara violación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

En Bruselas tendrá lugar este jueves una cumbre extraordinaria para estudiar la eventual aplicación de sanciones contra Rusia. Se estudia la suspensión de todas las conversaciones preparatorias para la reunión del G-8 en Sochi, se baraja el establecimiento de sanciones selectivas sobre determinadas personas que hayan participado en la escalada militar en Crimea o poner fin a las negociaciones para suprimir la obligación de visados para los rusos.

Miloš Zeman, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRoMiloš Zeman, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRo El presidente checo, Miloš Zeman, no está a favor de la aplicación de sanciones ya que desde su punto de vista no resuelven nada y como ejemplo puso el caso de Cuba.

Entretanto, diferentes organizaciones humanitarias checas mantienen programas de ayuda para las personas que sufrieron heridas de gravedad durante los disturbios de Kiev.

El Gobierno checo planea enviar a Ucrania este jueves otro avión especial para trasladar a Chequia a unos 15 ucranianos con heridas graves. La semana pasada llegaron unos 30 heridos que actualmente reciben atención médica en hospitales de Praga.

05-03-2014