SIDA: Los jóvenes checos han dejado de creer en este peligro

05-02-2007

Según un sondeo de opinión pública los jóvenes checos consideran el SIDA como un peligro pero no se sienten amenazados por esta enfermedad.

Mientras que en los países de Europa oriental sigue creciendo rápidamente el número de enfermos de SIDA, los jóvenes checos expresan, según una encuesta del diario MFD, que conciben la enfermedad como un asunto muy grave, pero no tan importante puesto que no les afecta directamente.

"Considero el SIDA como un problema enorme pero sobre todo en otros países. No me siento amenazada de ninguna manera por que soy fiel a mi novio", dice Renata de 18 años.

El peligro del SIDA llegó a la República Checa en los años ochenta. Debido al el estricto control de la circulación de las personas y la imposibilidad de que algunos extranjeros entraran libremente en el país, el SIDA no se había extendido tanto. Además el gobierno socialista checo aprovechó la oportunidad y dijo que la enfermedad era un fenómeno solo de los países capitalistas.

A partir de los años noventa se empezó a hablar abiertamente sobre este tema. Se publicaron estadísticas y la gente empezó a considerar el SIDA como una amenaza muy seria, aunque el porcentaje de enfermos no era tan alto como en Europa occidental.

Los expertos iban a las escuelas y explicaban a los jóvenes los peligros y los modos de tratamiento para protegerse. Pero en los últimos años la divulgación pública se ha limitado al punto de la desaparición general y a pesar de que el número de enfermos crece, los jóvenes han dejado de prestar atención a este problema. Tampoco la juventud checa está dispuesta a reconocer que en su país viven muchas personas de los países ex soviéticos, especialmente los ucranianos, entre los cuales el número de los enfermos aumenta rápidamente.

"Creo que el número de enfermos ha crecido un poco, pero no sé cuantos son. Y no me interesa", dice Eva, una estudiante de 20 años.

Según los médicos, la divulgación insuficiente es la gran causa de este problema.

"Ningunos expertos han dispuesto de tiempo suficiente para dar a conocer sobre el SIDA. Casi no recuerdo las informaciones que nos dieron", añade David Jirik, de 18 años, estudiante de la escuela de comercio.

Aunque han aparecido nuevos enfermos jóvenes y el número oficial es de casi mil afectados de SIDA, los jóvenes casi no se sienten amenazados. Y los expertos y personas responsables en el ámbito escolar, tienen ante sí el reto de concienciar de nuevo a los jóvenes.

05-02-2007