Senadores checos conocieron de cerca a paisanos en Argentina

07-11-2008

Argentina, donde reside la segunda comunidad más grande de descendientes de checos en el exterior, después de EE.UU., fue el destino del último viaje de la Comisión para la Colectividad Checa del Senado. Tres senadores visitaron a los paisanos de Buenos Aires, Oberá y Presidencia Roque Sáenz Peña.

Alrededor de 30 mil descendientes de checos viven actualmente en Argentina, indicó Josef Zoser, que encabezó la delegación de senadores.

“Queríamos mostrar que el Parlamento de la República Checa se interesa por la vida de la colectividad checa en el exterior y a la vez queríamos valorar la labor de los paisanos más activos que dirigen y organizan esas colectividades. En Oberá y Sáenz Peña les galardonamos con una medalla de plata del Senado, en reconocimiento moral de su trabajo”, dijo Zoser.

En Oberá los senadores checos participaron en el desfile de la Fiesta Nacional del Inmigrante. Les invitó la Sra. Sylvia Berková, que es el motor de la colectividad checa en la provincia argentina de Misiones, según cuenta Josef Zoser.

“Ella se trasladó a Oberá desde Colombia con su marido colombiano. Cuando vio el desfile por primera vez le dio pena que nadie representara a la República Checa. Así que tomó a su nieta y la bandera checa y fueron solas”.

Desde aquel momento la comunidad checa fue creciendo y hoy cuenta con unos 100 miembros que se dan cita en su nueva casa nacional, denominada Maměnka, mamá en español. Desde Misiones los senadores se dirigieron al Chaco, a la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, para asistir al acto de declaración del antiguo pensionado checo como patrimonio histórico. En ese edificio se ubica ahora el Museo de Nuestras Raíces ´Jan Osicka´. Además, los senadores visitaron una chacra y una cooperativa, fundada en los años 30 por los checos, donde degustaron fiambres y salchichas fabricados según recetas traídas por los paisanos de su tierra de origen.

El viaje por Argentina estuvo cargado de situaciones emotivas y también divertidas. El senador Josef Zoser recuerda una anéctoda que ocurrió en el aeropuerto de Resistencia.

“Cerca de nosotros había un policía argentino y en el uniforme llevaba escrito su apellido: Liska. Le preguntamos si sabía qué significa esta palabra checa en español. Cuando le dijimos que significa ´zorro´, causamos un alboroto en el aeropuerto. El muchacho corría por todas las partes gritando: ¡Yo soy el Zorro!”

Josef Zoser apuntó que los paisanos en Argentina se esfuerzan por la concesión de la ciudadanía checa para sus hijos y nietos. Lo perciben como una vuelta a las raíces. Además, a muchos jóvenes les gustaría conocer Europa y trabajar allí, lo cual la ciudadanía checa les permitiría.

07-11-2008