Se multará a los empresarios que filmen a sus empleados

27-07-2015

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales prepara un proyecto de ley que permitiría multar a los empresarios que abusen de las cámaras de seguridad para filmar a los trabajadores en los centros laborales. La multa que se propone por el rastreo asciende a 36.960 euros.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa Instalar cámaras en los centros de trabajo se ha puesto muy de moda en la República Checa en los últimos años. Los videos permiten verificar fácilmente el cumplimiento de las tareas laborales por parte de los empleados. Sin embargo, en algunas empresas hay cámaras en cada esquina. Puede dar la impresión de que en vez de controlar la efectividad y seguridad laboral, el video es utilizado de forma invasiva y hasta intrusiva y viola la intimidad de las personas, sostiene Petr Habáñ, portavoz del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

”En los últimos años hemos recibido un sinnúmero de quejas de parte de los empleados de varias empresas en relación con las cámaras en los centros de trabajo. Los trabajadores tienen la impresión de que sus jefes los rastrean a cada paso”.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales prepara un proyecto de ley para determinar los límites en el uso de las cámaras en los centros de trabajo. Los empresarios podrán seguir filmando para garantizar la seguridad y verificar el cumplimiento de las tareas laborales por parte de los trabajadores, pero estará prohibido vigilar a los trabajadores más allá de las relaciones laborales. En caso de vigilar a los trabajadores, al director o al propietario de la compañía en cuestión podría serle aplicada una multa de unos 3.696 euros, y en caso de violar la intimidad de las personas durante el proceso laboral, la multa podría ser de hasta 36.960 euros.

Milan Šubrt, foto: Roman Verner, Radiodifusión ChecaMilan Šubrt, foto: Roman Verner, Radiodifusión Checa Actualmente son los sindicatos los que salen en defensa de los trabajadores. No obstante, según Milan Šubrt de la Asociación de Sindicatos Independientes, son muchas las quejas y sin el apoyo gubernamental no se logrará una mejora en las condiciones laborales.

”Hemos reunido una vasta documentación que testimonia del abuso de las cámaras para vigilar a los trabajadores. En varios casos el empresario se defiende diciendo que las cámaras están instaladas para verificar el buen funcionamiento de las tecnologías en la compañía, pero al ver el video uno se da cuenta que más que las tecnologías se filma a las personas durante el trabajo”.

El Ministerio de Trabajo confía que el proyecto de la nueva normativa será respaldado por la oposición y que nada impedirá su pronta aprobación por el Parlamento. De ser así, la normativa que protegerá mejor la intimidad de los empleados en sus centros de trabajo podría entrar en vigor en la República Checa el próximo año.

27-07-2015