Se mantiene la prohibición de fumar en los restaurantes

Fumar en los restaurantes y bares en Chequia sigue estando totalmente prohibido. El Tribunal Constitucional checo confirmó la validez de ese capítulo de la Ley Antitabaco.

Foto ilustrativa: Ondřej TomšůFoto ilustrativa: Ondřej Tomšů El Tribunal Constitucional dio a conocer este miércoles su veredicto respecto a la eventual suavización de la Ley Antitabaco. El proyecto respectivo le había sido presentado hace más de un año por un grupo de 20 senadores, que consideran la normativa demasiado dura.

Senado Checo, foto: archivo del Senado ChecoSenado Checo, foto: archivo del Senado Checo El Tribunal procedió a determinados cambios parciales en la normativa, pero conservó la prohibición de fumar en restaurantes, bares y otros establecimientos análogos. El presidente del Tribunal Constitucional, Pavel Rychetský explicó la decisión de la siguiente manera.

”El Tribunal Constitucional no considera que la prohibición total del cigarrillo en los establecimientos de restauración contradiga la Carta Magna”.

Rychetský precisó que los políticos podían haber optado por otra solución en este tema. Insistió en que lo fundamental es la protección de la salud de la población en general, pero que se pudo haber procedido con mayor delicadeza en la limitación de los derechos de las personas que quieren fumar.

Pavel Rychetský, foto: Prokop Havel, ČRoPavel Rychetský, foto: Prokop Havel, ČRo En algunos rubros de la Ley Antitabaco los jueces sí procedieron a determinados cambios. Anularon por ejemplo la prohibición de tomar bebidas alcohólicas durante actividades en las que la persona que las efectúa puede poner en amenaza su propia salud solamente. Y prohibieron vender bebidas alcohólicas y productos tabacaleros en actividades destinadas exclusivamente a los niños, mientras que hasta el presente la prohibición abarcaba actividades destinadas sobre todo a los niños.

La decisión del Tribunal Constitucional fue aplaudida por Jan Pirk, jefe del Centro de cardiología del hospital IKEM, en Praga, quien recalcó en la Televisión Checa que ello llevará a la reducción del número de enfermos a causa del fumar.

”Esa decisión nos traerá varios efectos positivos. En primer lugar, cuando lleguemos a casa después de haber visitado un restaurante, no nos veremos obligados a poner a lavar la ropa que teníamos puesta, porque no apestará a tabaco. Pero lo fundamental, y esto se está demostrando desde que la Ley Antitabaco entrara en vigor, es que se reducirá el número de personas con enfermedades respiratorias, asma y, sobre todo, con cardiopatía isquémica”.

Jan Pirk, foto: Filip Jandourek, ČRoJan Pirk, foto: Filip Jandourek, ČRo De acuerdo al Instituto de Informaciones y Estadística en Salud (ÚZIS), la prohibición de fumar en los establecimientos de restauración tuvo un impacto positivo en especial en las personas menores de 60 años.

Además, desde la entrada en vigor de la Ley Antitabaco en mayo pasado, el número de pacientes hospitalizados con infarto de miocardio se redujo en un 13% en comparación con el mismo periodo del año anterior, o sea en 700 personas.

Asimismo descendió en un 16% el número de enfermos de angina pectoris, habiendo unos 7.000 casos menos, y entre los ciudadanos menores de 35 años disminuyó en unas 10.000 personas el número de hospitalizaciones por asma, lo que equivale al 11%.