Se crea en Praga una delegación del Consejo Europeo del cerebro

03-11-2008

La creación del Consejo Checo del Cerebro es ya una realidad, la República Checa pasa a formar parte de los países europeos líderes en desarrollo neurológico. Promover la investigación y en definitiva mejorar la calidad de vida de los afectados por estas enfermedades, son la razón de ser de este proyecto europeo que cuenta ya con catorce miembros.

El Consejo Europeo del Cerebro nace como una asociación de entidades europeas, dispuestas a colaborar en la lucha contra patologías como el Parkinson, la depresión o el Alzheimer.

Según José Vázquez, coordinador de proyectos del Consejo Europeo del Cerebro, la creación en Praga de este tipo de entidad, supone un paso hacia delante en el desarrollo de este proyecto.

“Es un paso importante pero con una dimensión europea, no hay que verlo desde un punto de vista nacional que hoy en Praga se hayan reunido las sociedades de psiquiatría, neurocirugía, neurología, pacientes y demás. Es un paso importante que va a repercutir en la calidad de vida de todos los pacientes a nivel europeo“.

Crear una organización europea cuyo eje principal sea el cerebro, es una necesidad en la que todos los países de la Union Europea deben formar parte. Las inversiones e investigaciones que desde unos y otros países se puedan hacer, van a beneficiar a todos sus integrantes. Así lo afirma José Vázquez.

”El mismo resultado tendrá para los ciudadanos de la República Checa, que esta misma reunión tenga lugar en Francia dentro de un par de meses, y entonces se beneficiarán de una estructura que se está creando y que está creando a su vez, una red que va a ser capaz de transformar la realidad. Porque la realidad de hoy en el mundo del cerebro, o para que nos entendamos, la relación que hay entre el coste de las enfermedades y lo que se está invirtiendo en investigaciones, realmente es bastante malo”.

Actualmente la relación que hay entre el coste de las enfermedades y lo que se está invirtiendo en investigaciones es muy pobre. A Europa le cuestan al año las enfermedades del cerebro 365 billones de euros y sin embargo el dinero que se destina a la investigación no llega al uno por ciento de esa cantidad, agrega José Vázquez.

Con esta red a nivel europeo y nacional, se pretende cambiar esa realidad y en un futuro no muy lejano, afrontar una enfermedad del cerebro sea más rápido y menos costoso para los países.

03-11-2008