Se crea en Chequia una nueva línea de emergencia para niños desaparecidos

26-09-2013

En la República Checa se una implantará nueva línea telefónica de emergencia destinada a los menores desaparecidos. El número 116 000 actualmente está activado en 22 países miembros de la UE y se trata de un paso adelante en cuanto al apoyo no solo a los niños desaparecidos sino también a sus familias.

Foto: Stefan Devor / Stock.XCHNGFoto: Stefan Devor / Stock.XCHNG En la República Checa se una implantará nueva línea telefónica de emergencia destinada a los menores desaparecidos. El número 116 000 actualmente está activado en 22 países miembros de la UE y se trata de un paso adelante en cuanto al apoyo no solo a los niños desaparecidos sino también a sus familias.

La desaparición de un niño siempre es una tragedia e influye de manera desagradable en las familias que deben afrontar esta difícil situación. Para ofrecer ayuda y consejo a las personas afectadas, la Unión Europea aprobó en 2009 la normativa necesaria para poner en funcionamiento el número de emergencia 116 000 en todos los Estados miembros.

En la actualidad, la línea funciona en 22 países europeos y el pasado martes, la República Checa se convirtió en otro de los estados donde los ciudadanos se pueden dirigir a este servicio ante la desaparición de un menor, según señala el ministro del Interior saliente checo, Martin Pecina.

“La activación de la línea 116 000 cumple otro de los puntos de nuestra filosofía, en este caso se trata de ofrecer apoyo no sólo a los niños en apuros sino también a sus familias. El sentido de la línea europea de emergencia consiste en otorgar servicios gratuitos para los familiares y ofrecer apoyo psícológico a los responsables de los niños desaparecidos. Por lo tanto espero que sea ahora más fácil para los padres superar este tipo se situación“.

Martin Pecina, foto: Tomáš AdamecMartin Pecina, foto: Tomáš Adamec La línea lleva varios meses en periodo de prueba y gracias a la cooperación con los medios de comunicación y la Policía checa parece ser todo un éxito, según afirma Jitka Gjuričová, directora del Departamento de la Prevención de Criminalidad.

“Según la normativa de la UE, la línea de emergencia para los niños desaparecidos debe ser ejercida exclusivamente por organizaciones sin ánimo de lucro, como sucede en los 22 países miembros participantes. Sin embargo, nosotros decidimos establecer una cooperación muy estrecha con la Policía checa y sobre todo con los medios de comunicación. Eso es muy importante y eficaz, puesto que los medios son capaces de publicar la información y la descripción física del niño desaparecido al instante”.

De la línea de emergencia 116 000 se encarga la organización sin ánimo de lucro “Niño perdido” (Ztracené dítě) que garantiza la disponibilidad de este servicio las 24 horas. Otro papel de la organización consiste en dicho intercambio de información. Los trabajadores evalúan los datos recibidos sobre los casos concretos de los menores desaparecidos y los transmiten a las instituciones correspondientes.

Foto ilustrativa: archivo de Radio PragaFoto ilustrativa: archivo de Radio Praga Según las estadísticas, en la República Checa se registran aproximadamente 8.000 niños cada año que no vuelven a sus casas. Pocos de ellos se encuentran sin embargo en una situación crítica. El año pasado se efectuaron indagaciones policiales en 134 de casos de niños desaparecidos y todos fueron encontrados.

La línea de emergencia para los menores desaparecidos no es el primer proyecto de seguridad de este tipo realizado por la UE. Anteriormente se había puesto en marcha la línea 112, el número de emergencia al que los ciudadanos pueden llamar gratuitamente desde toda Europa.

26-09-2013