Se aprueba la impopular reforma de las pensiones

13-05-2011

El Parlamento aprobó la reforma de las pensiones que beneficia a los que más ganan, perjudicando a la mayoría de la población, penaliza la prejubilación y sube la edad para dejar de trabajar hasta posiblemente por encima de los 70 años dentro de unas décadas.

Jaromír DrábekJaromír Drábek Una resolución del Tribunal Constitucional establecía el año pasado que había que modificar el sistema de pensiones porque la jubilación que quedaba a quienes más habían aportado durante su vida, era demasiado pequeña en comparación. El Gobierno aprobó el plan este febrero y ahora lo ha hecho la Cámara de Diputados, a pesar de las críticas de la oposición y sin llegar a un acuerdo con los sindicatos.

Para el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jaromír Drábek, se trata sin embargo de un paso necesario.

“Esta es una noticia muy buena para quienes ahora tienen 20 o 30 años, porque con los cambios que se van a empezar a hacer ahora tras ser aprobada la reforma en el Parlamento, pueden estar seguros de que el sistema de pensiones será sostenible durante los próximos 30, 40 y 50 años”.

El 20% de la población que más gana y tributa verá su jubilación incrementada, el 10% siguiente prácticamente seguirá igual, pero 7 de cada 10 checos verán reducida ligeramente su cuantía.

La reforma de las pensiones aprobada también retrasará paulatinamente la edad de jubilación, como está sucediendo en otros países europeos. El Partido Socialdemócrata está en contra de retrasar la jubilación y critica que no se establezcan límites. En el año 2041, la edad de jubilación será de 66 años y ocho meses, tanto para hombres como para mujeres, que hasta entonces seguirán teniendo edades de jubilación distintas en la República Checa.

Otro hecho que señala la oposición como preocupante es que las personas nacidas ahora, deberán trabajar hasta los 73 años, de seguir el retraso gradual.

El Gobierno quiere además que Chequia deje de ser uno de los países europeos donde más personas se prejubilan y lo hacen a una edad más temprana. Las condiciones serán menos favorables. Del 0,9% de la pensión que se resta a quienes la solicitan hasta dos años antes de su edad de jubilación, se pasará a un 1,2%.

La inminente reforma ha hecho que muchos se apresuren a solicitar la jubilación anticipada antes de que se produjeran los cambios, como explica Roman Lang, de la Agencia Checa de Seguridad Social.

“En este periodo entre enero y abril del año 2009, se hicieron unas 15.000 peticiones de prejubilación, en 2010 unas 11.000. Pero en 2011 tenemos ya más de 20.000 solicitudes de prejubilación”.

Según datos recientes, los checos se prejubilan de promedio a los 57 años de edad, especialmente por las mujeres, que tienen condiciones más favorables por ahora. Casi el 80% de las mujeres entre 50 y 64 años no trabaja en la República Checa, siendo el número más alto de Europa para ese grupo de población.

13-05-2011