Se agudiza crisis en la TV pública checa

18-01-2001

La crisis en la Televisión checa se agudiza. Acusaciones de evasión de fondos en la entidad y una nueva toma de dependencias alejan la posibilidad de un acuerdo.

El actual director financiero del ente público, Jindrich Beznoska, opina que la ocupación de la dirección por los empleados en huelga, ocurrida el miércoles, se llevó a cabo por anunciarse una auditoría en la entidad. Beznoska considera que "alguien trata de borrar las huellas", para impedir que salgan a luz informaciones sobre evasiones de fondos en la Televisión.

Mientras tanto, los empleados en huelga desean participar en la dirección temporal de la Televisión pública checa. Para tal caso están decididos a designar a sus propios representantes. Vera Valterová, encargada de dirigir la entidad, rechazó la propuesta y obligó a los empleados a abandonar las oficinas de la jefatura. De esa forma fue frustrado otro intento de los huelguistas de llegar a un compromiso con la actual administración del ente público.

Todo comenzó este miércoles, cuando los empleados en huelga de la Televisión checa ocuparon las oficinas de la dirección y designaron al antiguo director financiero, Ladislav Paluska, como director interino del ente público.

El procedimiento de los empleados en huelga de la Televisión checa fue rechazado rotundamente por Vera Valterová, quien insistió en que Paluska no está facultado para dirigir dicha corporación:

"Esta tarea me fue encargada a mí, e insisto en que el director general puede ser designado o destituido únicamente por el Consejo de la Televisión. El Consejo aprobó los documentos relacionados con la confirmación de mis competencias. No veo motivo alguno para mostrarlos a mis subordinados, que están actualmente en huelga", afirmó la senora Valterová.

La mayoría de los políticos checos condenaron la toma de la dirección de la Televisora pública por los empleados en huelga. El senador Václav Fischer afirmó que este procedimiento danará la imagen de los redactores en huelga. El líder demócrata cristiano, Jan Kasal, senaló por su parte, que la ocupación de las oficinas del director por parte de los empleados fue negar que el objetivo de su lucha era en pro de la libertad de expresión.

Entretanto, el Senado devolvió el proyecto de ley sobre la Televisión pública a la Cámara de Diputados, lo que significa que cada vez se aleja más una solución en el ente público checo.

18-01-2001