Sazka, la mayor empresa de loterías checa, se enfrenta a la bancarrota

18-01-2011

Radovan Vítek, principal acreedor de Sazka, denunció ante un tribunal de Praga la situación de insolvencia de la mayor empresa de loterías de la República Checa. Las deudas millonarias de la empresa, de la que también participa el Estado, no son reconocidas sin embargo por su junta directiva.

Radovan Vítek, foto: ČTKRadovan Vítek, foto: ČTK Los procesos judiciales alrededor de Sazka acaban de empezar, como es fácil prever, con la presentación este lunes de la suspensión de pagos por parte de Radovan Vítek, poseedor de unos 60 millones de euros de deuda de la compañía desde hace escasas semanas. Es la primera vez en los 55 años de historia de la casa de loterías checa, que se encuentra en esa situación. Automáticamente, desde que la demanda de Vítek fue aceptada, Sazka no puede realizar ningún cambio de estructura ni reducciones de patrimonio, sino solamente continuar con su actividad cotidiana sin variaciones.

A nadie ha podido sorprender la decisión de Vítek, ya que incluso este domingo lo anunció abiertamente en la Televisión Checa. El empresario denunció que la junta directiva de la empresa que preside Aleš Hušák tergiversa los números de Sazka.

“Sazka está en situación de insolvencia. Está endeudada por valor de unos 400 millones de euros, aunque Hušák diga que tiene 600 millones de euros en activos. Pero hay que tener en cuenta que de esa suma, él estima que el polideportivo Sazka Arena vale 370 millones y ahora que lo pone en venta, ninguna oferta supera los 80 millones. Sazka tiene un agujero de más de 280 millones de euros que Hušák simplemente no contabiliza. La empresa está endeudada desde que construyó el Sazka Arena”.

El director de Sazka, el aludido Aleš Hušák simplemente niega todas las acusaciones al igual que niega incluso que el Sazka Arena pertenezca al patrimonio de la empresa de loterías. La deuda adquirida por el millonario Radovan Vítek tampoco existe para Hušák, para el que todos esos temas no tienen que ver con la situación económica de la empresa.

Aleš Hušák, foto: ČTKAleš Hušák, foto: ČTK Pero sus aseveraciones no convencen a los accionistas, según asegura Jiří Kejval, vicepresidente del Comité Olímpico Checo, que participa con el dos por ciento de la mayor empresa de loterías del país.

“Me gustaría creer la versión de Aleš Hušák, pero según nuestros análisis económicos el resultado es que sí, que seguramente Sazka está en situación de insolvencia. Los detalles no los conocemos. Pero tenemos el temor de que no hay una posibilidad cercana de recuperación. Desde luego, adquiriendo más deuda no será. ¿Qué banco daría crédito a Sazka ahora que ya hay procesos judiciales abiertos y pueden caer multas millonarias?”.

Jiří KejvalJiří Kejval Kejval teme que de no encontrar un fuerte socio estratégico y dar un giro a tiempo en la dirección adecuada, Sazka no sobrevivirá, y supondrá un importante golpe para la economía del país. Y también lo sería para el deporte checo, que se nutre en una buena parte de los beneficios de la empresa de loterías.

A partir de este punto, las novedades se irán sucediendo sin cesar, tal y como cabe esperar. Directivos de Sazka aseguran que hay inversores dispuestos a salvar Sazka que anunciarán en los próximos días. Sin embargo, para los actuales el problema está en los propios responsables del rumbo de la empresa, que consideran expertos en deporte, pero amateurs de las finanzas.

18-01-2011