República Checa vende a Estonia radiolocalizador Vera

29-06-2005

Estonia adquirió de la República Checa el radiolocalizador pasivo Vera, capaz de descubrir en el espacio aéreo los aviones "invisibles" estadounidenses Stealth.

Radiolocalizador pasivo Vera (Foto: CTK)Radiolocalizador pasivo Vera (Foto: CTK) El radiolocalizador checo, por un lado, es capaz de descubrir aviones "invisibles", permaneciendo a la vez irrevelable para otros radares. El aparato, que lleva un nombre de pila femenino checo, puede localizar ondas radiales a una distancia de 500 km. Al ser un radiolocalizador pasivo, no transmite ondas así que no es localizable por el enemigo.

La empresa checa Era, fabricante del radar, le cobrará al Ejército estonio 100 millones de coronas, o sea más de 3 millones de euros.

El ministro de Industria checo, Milan Urban, indicó que el radiolocalizador es un producto muy solicitado en el mercado mundial.

"Me alegro de que este singular aparato se imponga en el exterior. El contrato está firmado y Estonia podrá utilizarlo dentro de 14 meses. El proceso para conseguir la licencia fue llevado a cabo sin problemas, ya que Estonia es miembro de la UE y OTAN, y tanto el Ministerio de Defensa como el de Exteriores lo aceptaron sin reserva". Así explicó el ministro Urban, aludiendo al hecho de que la República Checa fue criticada en el pasado por parte de sus aliados por intentar vender el estratégico aparato a China.

El Ministerio de Comercio e Industria checo incluso había emitido la licencia para entregar a este país seis radiolocalizadores, pero tras la intervención directa del entonces secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, el Gobierno checo anuló el comercio.

Es que los EE.UU. temían que China pudiera utilizar el radiolocalizador Vera para monitorear las maniobras de los portaaviones estadounidenses dislocados en el estrecho entre China y Taiwan. Para compensar la pérdida financiera, el propio Ejército norteamericano compró un radiolocalizador Vera para someterlo a prueba.

De esa forma, Estonia será tan sólo el tercer país, además de la República Checa y EE.UU., que tendrá en su haber este aparato.

El jefe de Gobierno checo desmintió las especulaciones de que Pekín volvió a presentarle una oferta de compra de los aparatos durante su visita oficial a ese país, concluida este martes.

29-06-2005