República Checa quiere regular la afluencia de la mano de obra

19-01-2004

La República Checa insiste en la posibilidad de regular la afluencia de mano de obra después de ingresar en la Unión Europea.

foto: Comisión europeafoto: Comisión europea El movimiento libre de personas, o sea, la posibilidad de trabajar en cualquier país de la Unión Europea es uno de los pilares de esta institución. Sin embargo, algunos países comunitarios temen la afluencia de mano de obra de los nuevos países candidatos, por lo que insisten en períodos transitorios, que por cierto tiempo protegerían su mercado laboral.

La República Checa insiste en la posibilidad de aplicar una medida similar, es decir, requerir que los trabajadores de los demás países de la UE dispongan del correspondiente permiso de trabajo.

Michal Meduna, del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, opina que los temores de los políticos no corresponden a la realidad.

"No creo que trabajadores de Alemania, Austria u otros países de la Unión Europea puedan amenazar el mercado laboral checo. Considero esta medida como algo inútil."

foto: Comisión europeafoto: Comisión europea Por su parte, el analista del Banco Comercial Checoslovaco, Petr Dufek, afirma que la decisión del Gobierno no aportará nada positivo.

"El Gobierno apoya la afluencia de inversionistas extranjeros al país y la vez crea barreras que, después de la ampliación, no existirán en otros países como, por ejemplo, Polonia, Hungría o Eslovaquia. A mi juicio se trata de un mero gesto político que perjudicará a la República Checa".

Los expertos advierten que semejante medida podría afectar las relaciones con Eslovaquia, ya que los ciudadanos de ese país no necesitan permiso de trabajo en la República Checa. Actualmente en la República Checa trabajan más de 60 mil eslovacos.