República Checa campeona del Mundo en hockey sobre hielo

14-05-2001

Si desea escuchar la versión original, presione aquí.

La era dorada del hockey continúa para la República Checa y esto quedó demostrado ayer en Alemania. Sin embargo, poco faltó para que los checos vieran apagadas sus ilusiones, ya que hasta el segundo tercio del partido caían ante Finlandia por dos tantos contra cero. En los últimos minutos, cuando todo parecía perdido, la selección checa logró igualar el marcador y conducir el encuentro a los tiempos complementarios, período en que David Moravec sellara el Campeonato con un gol de oro.

Inmediatamente después del encuentro, miles de ciudadanos salieron a las calles del país para festejar y agradecerle a su selección por la victoria.

"Sabíamos que lo lograríamos..." Le agradecemos a nuestros muchachos por el triunfo..." Durante el partido se pudo ver que la fuerza de nuestra selección es inmensa, ojalá que el próximo año este resultado se repita..." decían algunos hinchas que festejaban ayer en las calles de Praga.

Además de la victoria colectiva, los checos sumaron dos importantes triunfos individuales: al término del encuentro, Milan Hnilicka fue declarado el mejor guardametas del Campeonato y David Moravec fue eligido el jugador más efectivo. El autor del gol del triunfo, declaró, sin embargo, que la victoria no es sólo mérito de él, sino de todo el equipo.

"Hemos demostrado que nos encontramos en excelentes condiciones síquicas. Luego de todos estos años juntos hemos creado un equipo muy sólido, e incluso en los momentos más difíciles del Campeonato, creímos en nosotros y supimos cómo imponernos", dijo tras el partido David Moravec.

Tras separarse de Eslovaquia en 1993, el hockey checo ha venido registrando un éxito tras otro. Con este triunfo la República Checa se adjudica su cuarta medalla de oro en los últimos seis campeonatos mundiales. En 1997 y 1998 los checos no consiguieron colocarse en la final, sin embargo, en ambas ocasiones se adjudicaron medallas de bronce. Pero sin duda uno de los momentos más grandiosos en toda la historia del hockey checo se vivió en 1998, cuando este país se proclamó campeón olímpico de los Juegos de Nagano.

14-05-2001