Queda completo el nuevo Gobierno con Fischer como ministro de Finanzas

08-07-2013

El gobierno provisional presidido por Jiří Rusnok ha quedado al fin completo este lunes con la nominación de Jan Fischer para la cartera de Finanzas, así como para la vicepresidencia del Gobierno. Fischer fue primer ministro de la República Checa en 2009 y 2010, precisamente al frente de otro gobierno tecnócrata, y candidato a las elecciones presidenciales en enero de este año.

Jan Fischer, foto: Štěpánka BudkováJan Fischer, foto: Štěpánka Budková El Gobierno tecnócrata de Jiří Rusnok ya se encuentra completo, después de que el primer ministro entrante anunciara este lunes la nominación del estadístico Jan Fischer para ministro de Finanzas y para viceprimer ministro. Se hace así realidad la vuelta a la política de Fischer, que ya intentó sin éxito durante las pasadas elecciones presidenciales de enero.

Así valoró el nombramiento de Fischer el primer ministro entrante, Jiří Rusnok.

“Formaremos sin duda un tándem entre ministro de Finanzas y primer ministro que se encargará de que las cuentas de la administración pública se hallen bajo control durante este gobierno y que este cometido sea una prioridad real de nuestra gestión”.

Ahora el nuevo gabinete tendrá que enfrentarse al reto de levantar un país en leve recesión económica, con un consumo interno paralizado y una producción industrial en constante caída. Y todo en el marco de un Gobierno sin apoyo parlamentario y cuya incierta vida puede extinguirse en un par de meses o alargarse como máximo hasta las próximas elecciones, previstas para mayo de 2014.

Jiří Rusnok, foto: ČTKJiří Rusnok, foto: ČTK Jan Fischer declaró ser plenamente consciente de la responsabilidad que asume al hacerse cargo de la cartera de Finanzas y dejó entrever el fin de las medidas de austeridad que caracterizaron a la coalición de gobierno de centro-derecha que ha gobernado el país hasta la fecha.

“La labor del ministro de Finanzas es tremendamente importante en cualquier gobierno. Si hablamos de prioridades, vemos claramente que el país necesita volver al crecimiento económico, y la política fiscal debe elaborarse en consecuencia”.

Fischer, hasta hace unos años director del Instituto Checo de Estadísticas, entró en el mundo de la política al ser nombrado en 2009 primer ministro de un gobierno provisional de carácter tecnócrata que se alargó hasta 2010. Su gestión, cauta y apolítica, fue una de las más valoradas por la ciudadanía, con un respaldo del 70% según las encuestas.

Aunque prometió retirarse de la política, Fischer dejó en 2012 su nuevo puesto en el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo para presentar su candidatura a presidente de la República. Favorito en los primeros momentos, Fischer quedó sin embargo tercero, con un 16,3% de los votos, y completamente endeudado al verse incapaz de sufragar los gastos de su campaña.

Tras la derrota, Fischer apoyó la candidatura de Miloš Zeman en la segunda vuelta, y esta especial sintonía con el ahora presidente puede ser una de las razones de su vuelta a la arena política.

Jiří Cienciala, foto: ČTKJiří Cienciala, foto: ČTK Unos días antes Rusnok designó a Tomáš Podivínský, hasta ahora viceministro de Medio Ambiente, al frente de este ministerio, y a Jiří Cienciala, vicepresidente de la Unión de Industria y Comercio de la República Checa y rector de la Universidad de Comercio de Ostrava, justamente en la cartera de Industria y Comercio.

En el Gabinete de Rusnok destacan de hecho los ministros de tipo experto o corporativo. Cabe mencionar por ejemplo al diplomático de carrera Jan Kohout como ministro de Relaciones Exteriores, el antiguo inspector general de los Ferrocarriles Checos, Zdeněk Žák, como ministro de Transporte o la continuación en el Ministerio de Defensa del general Vlastimil Picek.

08-07-2013