Publicado en checo el libro de Carmen Parga

26-07-2000

"Antes de que sea tarde" es el título del libro de memorias de la escritora comunista española Carmen Pargo, de 80 años de edad, que acaba de publicarse en la República Checa. Se trata de un singular testimonio sobre los acontecimientos al otro lado de la "Cortina de Hierro".

El libro narra las peripecias de Carmen Pargo que a principios de los años treinta se afilió al Partido Comunista considerando que el único ejemplo a seguir para la España atrasada era el de la Rusia bolchevique. Desde pequeña, Carmen Pargo solía asistir a las tertulias de los intelectuales comunistas que se reunían en la casa de sus padres. No es de extranar que en la Universidad de Madrid haya figurado entre los estudiantes más izquierdistas, miembros de la Unión de Juventudes Comunistas. Con entusiasmo divulgó informaciones sobre la vida feliz en la Unión Soviética sin saber que se trataba solamente de propaganda elaborada por la Internacional Comunista.

Tras estallar la Guerra Civil Espanola, la familia Pargo huyó a Francia, de donde Carmen se trasladó a la Unión Soviética. Al empaparse in situ de la realidad comunista, llena de hambre y terror, perdió toda ilusión sobre el comunismo. Con otros camaradas espanoles fue internada en una pequena aldea cerca a Moscú, bajo la vigilancia de la Policía Política soviética.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la senora Pargo se fue a Yugoslavia donde su marido, Manuel Tagüeña, se convirtió en consejero militar del mariscal Tito. Cuando éste fue acusado por Stalin de traición, la familia Pargo fue obligada a mudarse de nuevo, esta vez a Checoslovaquia. En este país permanecieron durante siete años temiendo ser devueltos a la Unión Soviética. Carmen Pargo impartió clases de espanol en la Universidad Masaryk de la metrópoli morava de Brno, su marido se dedicó a la carrera científica. En 1955 lograron emigrar a México.

Tal como declaró la senora Pargo, de su "fe" comunista le quedó muy poco. Sus memorias son un profundo testimonio del desarraigo y la soledad siempre inherentes a la emigración, así como de la persecución y los crímenes del totalitarismo rojo.

26-07-2000