Protestas en Praga contra represión china en Tíbet

17-03-2008

El Partido de los Verdes y varias organizaciones no gubernamentales organizaron este domingo una manifestación de solidaridad con el Tíbet y en repudio de la reciente represión china en dicha región. La protesta la apoyó el ex presidente Václav Havel.

Manifestación en Praga (Foto: CTK)Manifestación en Praga (Foto: CTK) Enfrente de la Embajada de China en Praga se reunieron unas 500 personas para rechazar la violencia utilizada el viernes pasado por el ejército de ese país contra las protestas en el Tíbet. Los manifestantes expresaron su opinión en una carta dirigida a la Embajada de China, según explica Kateřina Jacques, presidenta de la facción parlamentaria de los Verdes.

“Hemos entregado una carta a la Embajada de China. En el texto pedimos a ese Gobierno que deje de utilizar la violencia en el Tíbet, que respete la opinión del pueblo tibetano y su derecho a expresión y que inicie un diálogo con el líder del Tíbet, el Dalai Lama, y con su Gobierno en el exilio”, indicó Jacques.

Foto: CTKFoto: CTK El Tíbet fue invadido por tropas chinas en 1951. Ocho años después el régimen comunista chino asesinó a 80 mil tibetanos que se opusieron a la ocupación. Desde entonces esta provincia de los Himalaya persigue la independencia. El viernes pasado hubo hasta 80 muertos entre los tibetanos que protestaron en Lhasa, según informaron las agencias de noticias internacionales. Sin embargo, se trata de informaciones no oficiales, ya que China ha cerrado las fronteras en la zona y bloquea el flujo de información.

Al igual que los tibetanos en la actualidad, los checos vivieron durante varias décadas bajo el yugo del régimen comunista y por lo tanto hay que rechazar la represión china, según opina Kateřina Jacques de los Verdes.

Václav Havel y Jan Ruml (Foto: CTK)Václav Havel y Jan Ruml (Foto: CTK) “Los Tibetanos tienen derecho a expresar sus ansias de libertad y sus opiniones. En la República Checa durante el régimen comunista vivimos muchos años sin libertad de expresión, por lo que hoy sentimos solidaridad con los tibetanos. La represión violenta que se vive en Tíbet es absolutamente inaceptable”, dijo Jacques.

A la manifestación en Praga asistió el ex presidente Václav Havel. Por su parte, el ministro del Exterior checo, Karel Schwarzenberg, que se encuentra hospitalizado, rechazó la violencia en Tíbet en su página web.

17-03-2008