Primer ministro quiere retirar a Chequia del Pacto de Migración de la ONU

El primer ministro Andrej Babiš expresó su deseo de que la República Checa se retire del Pacto Mundial para la Migración de la ONU. Aseguró que no le gusta, porque puede tener diversas interpretaciones.

Andrej Babiš, foto: ČTK/Šimánek VítAndrej Babiš, foto: ČTK/Šimánek Vít De los 193 países miembros de la ONU, 192 firmaron el Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada en julio. El único en oponerse fue EE.UU.

Ahora, varios países han empezado a cuestionar el documento y barajan la posibilidad de retirarse, como lo hiciera Austria. El canciller Sebastian Kurz informó que su país se retiraba por considerar que dicho pacto puede sentar la base para que la migración sea considerada un derecho humano.

Andrej Babiš y Sebastian Kurz, foto: archivo de Agencia del Gobierno ChecoAndrej Babiš y Sebastian Kurz, foto: archivo de Agencia del Gobierno Checo Por su parte, el primer ministro checo, Andrej Babiš, dijo este jueves ante la Cámara Baja del Parlamento que propondrá la retirada de la Rep. Checa del Pacto Mundial para la Migración.

“Nadie va a decidir por nosotros quién vivirá o trabajará en nuestro país. Eso es un asunto de nuestras empresas, instituciones y del Gobierno. No cambia nada en el hecho de que no aceptaremos inmigrantes ilegales. Ese Pacto no me gusta, no está claramente definido y puede abusarse del mismo”.

Babiš hizo énfasis en que debatirá el tema con el líder del Partido Socialdemócrata, Jan Hamáček, que es a la vez vice primer ministro en el gobierno de coalición.

El ministro de RR.EE., Tomáš Petříček, expresó a la Radiodifusión checa también su inconformidad con el Pacto de Migración de la ONU.

“La República Checa expresó una serie de objeciones en lo referente a la manera en que fue debatido el pacto. Declaramos nuestro deseo de que se definiera de forma patente el problema de la inmigración ilegal, y eso no ha sido el resultado de dicho pacto”.

Michal Broža, foto: ČT24Michal Broža, foto: ČT24 Entretanto, el representante del Centro de Información de la ONU en la República Checa, Michal Broža ha expresado que existe un problema de interpretación.

“Es un mito decir que el documento define la migración como un derecho humano. No es así, lo que ocurre es que sitúa la solución del problema de la migración sobre la base de los Derechos Humanos”.

De acuerdo con datos de Naciones Unidas alrededor de 250 millones de personas en el mundo son migrantes, esto significa el 3,4% de la población del planeta.

El Pacto, según fuentes de la ONU, busca que la migración sea segura y ordenada respetando la soberanía de los países e incrementando la cooperación internacional.