Primer ministro checo dice que nadie secuestró a su hijo

El primer ministro Andrej Babiš trata de capear una posible crisis política que pone a tambalear la existencia de su Gabinete. El detonador del escándalo ha sido uno de sus hijos que, citado por la prensa, dijo haber sufrido reclusión en Crimea para evitar declaraciones sobre un supuesto caso de fraude.

Andrej Babiš en Palermo, foto: ČTk/AP/Antonio CalanniAndrej Babiš en Palermo, foto: ČTk/AP/Antonio Calanni La granja conocida como El Nido de la Cigüeña ha recuperado protagonismo y pone en peligro el futuro político del primer ministro checo, Andrej Babiš. Reporteros del sitio de noticias checo Seznam hablaron con Andrej Babiš junior, de 35 años, quien declaró que había sido secuestrado y llevado a Crimea para evitar que diera pruebas sobre los subsidios adquiridos para construir la granja.

Esta campaña, tiene como propósito destruirme, y de nuevo sacarme de la política.

La primera reacción de Babiš se dio cuando asistía a la Conferencia Internacional sobre Libia que se celebró en Italia este martes. En declaraciones a los medios de comunicación aseguró que se trataba de una campaña para sacarle de la política.

“Esta campaña, tiene como propósito destruirme, y de nuevo sacarme de la política. Lo demuestra el cálculo de realizarla cuando estoy en el exterior, y cuando se avecina la celebración del 17 de noviembre, fecha en la que se movilizan los activistas que tratarán de impedir que rinda honores a aquellos que lucharon por nuestra libertad y democracia”.

Babiš junior, foto: Seznam.cz, Vít Klusák, Filip RemundaBabiš junior, foto: Seznam.cz, Vít Klusák, Filip Remunda Los reporteros de Seznam localizaron al hijo del político en Suiza, donde vive con su madre. Obtuvieron declaraciones sobre su supuesto secuestro a Crimea y amenazas de una psiquiatra allegada a su padre que presuntamente le dijo que podía ir de “vacaciones” a Crimea o terminar en un sanatorio para enfermos mentales.

Babiš junior informó sobre el presunto secuestro a la Policía checa por medio de un correo electrónico, para tiempo después desmentirlo mostrando una fotografía en la que aparecía con su madre en Suiza y con un diario del día de la imagen.

Hijo de Babiš dice que lo secuestraron para evitar prueba de fraude

El primer ministro dijo a los medios de comunicación que su hijo Andrej sufre problemas de salud y que necesita de cuidados. En esta relación criticó a los reporteros de Seznam por atentar contra la privacidad de su familia.

Andrej Babiš enfrenta cargos por sospecha de fraude de fondos europeos para financiar la granja El Nido de la Cigüeña. Los nuevos acontecimientos han movilizado a la oposición política que ha cerrado filas en un frente que promueve una moción de censura contra el Gobierno de coalición, tal y como explicó el líder del Partido Cívico Democrático, Petr Fiala.

“El Partido Cívico Democrático, el Partido Pirata, SPD, el democristiano Partido Popular, TOP 09 y Alcaldes e Independientes, exhortan a Andrej Babiš para que abandone el cargo de primer ministro hasta el momento en que termine la investigación del caso de la granja Nido de la Cigüeña. A la vez estas agrupaciones proponen una moción de censura contra el Gobierno del movimiento ANO, la Socialdemocracia y el Partido Comunista”.

El Nido de la Cigüeña, foto: Filip Jandourek, ČRoEl Nido de la Cigüeña, foto: Filip Jandourek, ČRo Andrej Babiš se reunió con su aliado de coalición Jan Hamáček, quien es vice primer ministro, ministro del Interior y líder del Partido Socialdemócrata, con el jerarca del Partido Comunista, Vojtěch Filip, formación que respalda al Gabinete, y sorpresivamente con el máximo representante del partido Libertad y Democracia Directa, Tomio Okamura, conocido por su actitud antiinmigración y en contra de la Unión Europea.

De acuerdo con Okamura, mantuvo un intercambio de opiniones sobre las coincidencias políticas de su agrupación y el programa gubernamental.

Al inicio de las investigaciones sobre la granja El Nido de la Cigüeña, Andrej Babiš aseguró que no había revelado el nombre de los propietarios de la misma porque trataba de proteger a sus hijos que figuraban como dueños.

El presidente de la República, Miloš Zeman, adelantó que lo ocurrido no amerita una eventual caída del Gobierno. Babiš y Zeman se reunirán el próximo lunes, según confirmaran los despachos respectivos.