Préstamos para familias jóvenes disponibles a partir de este miércoles

15-08-2018

Las parejas jóvenes de hasta 36 años y los padres de hijos pequeños en Chequia pueden a partir de ahora solicitar préstamos para la vivienda.

Foto: Jiří NěmecFoto: Jiří Němec Desde las ocho de la mañana de este miércoles, los esposos jóvenes, parejas registradas y parejas con niños pequeños pueden solicitar préstamos para la compra o reconstrucción de sus viviendas, con una tasa de interés del 1,12%. Los préstamos son facilitados por el Fondo para el Desarrollo de la Vivienda, que planea distribuir al menos 25 millones de euros.

Aparte del interés bajo, el Fondo ofrece la posibilidad de suspender el pago a plazos al nacer un hijo, o en caso de la pérdida de empleo. Sin embargo, el monto del préstamo está limitado. Para la compra de una casa familiar, por ejemplo, las parejas pueden solicitar hasta unos 78,000 euros. Para adquirir un apartamento, el importe máximo es de unos 47,000 euros, y para la reconstrucción de una vivienda unos 12,000 euros.

La portavoz del Fondo, Karolína Smetanová, aclara las condiciones de los préstamos.

“Actualmente la tasa de interés es del 1,12% y se fija para un período de cinco años. Por cada niño nacido se reducen unos mil euros del importe total. Si la pareja se encuentra en una situación adversa, sea una enfermedad grave o la pérdida de empleo, por ejemplo, es posible solicitar una postergación del pago y esto sin ninguna sanción”.

Las condiciones de los préstamos no son favorables para todas las personas jóvenes, explica Smetanová.

“El préstamo no está destinado a la gente que vive en las ciudades grandes, como por ejemplo Praga. Nuestro objetivo es apoyar a las familias jóvenes en las regiones checas. De acuerdo con las reacciones que hemos obtenido, se trata principalmente de personas que heredaron una propiedad, o personas cuya familia les ayudó en el inicio de la construcción de una casa familiar, y ahora están buscando la manera de terminar las obras”.

Foto: Pixabay, Public DomainFoto: Pixabay, Public DomainEl problema al que se enfrentan los jóvenes checos no es que las viviendas no estén disponibles, sino que son demasiado caras. El corredor de bienes raíces Jakub Němec destaca que los precios de los inmuebles empezaron a subir ya hace tres años.

“El mayor aumento se produjo alrededor de los años 2015 y 2016. Esto se debió a varios factores. En primer lugar, la situación económica era desfavorable y la tasa de desempleo era nula. En segundo lugar se debió a la situación en el mercado de hipotecas. Las tasas de interés eran muy bajas, y todavía lo siguen siendo. Las condiciones favorables para los préstamos empujaron la demanda hacia arriba y agotaron el mercado”.

Las condiciones para obtener un préstamo son que las personas deben disponer de al menos el 20% del precio de la propiedad, luego tienen que ser menores de 36 años, y en el momento de presentar la solicitud no deben poseer un apartamento ni una casa.

15-08-2018