Presidente y primer ministro omiten la existencia de fricciones mutuas

03-01-2006

Las elecciones parlamentarias que se celebrarán en junio del presente año fueron el tema central de una charla entre el presidente checo, Václav Klaus y el primer ministro, Jirí Paroubek. Con motivo del inicio del nuevo año el primer mandatario invitó al primer ministro y a su esposa a un almuerzo al palacio presidencial de Lány.

Presidente Václav Klaus (a la derecha) y primer ministro, Jirí Paroubek (Foto: CTK)Presidente Václav Klaus (a la derecha) y primer ministro, Jirí Paroubek (Foto: CTK) Aparte de las fricciones que caracterizan las relaciones entre el presidente, Václav Klaus y el primer ministro, Jirí Paroubek, el encuentro de Lány transcurrió en un ambiente tranquilo. Klaus y Paroubek calificaron su encuentro como fructífero, en especial por haber podido intercambiar opiniones sobre diversas cuestiones y no a través de los medios de comunicación.

Václav Klaus insistió en que sus discordias con Jirí Paroubek, que el año pasado centraron la atención de los medios de comunicación locales, se deben a las diferentes posturas que ambos adoptan frente a diversos temas.

"No hemos cambiado en este aspecto, cada uno de nosotros insiste en sus puntos de vista que frecuentemente son totalmente contrarios. Esto, no obstante, no quiere decir que no podríamos tratar en el futuro de moderar el lenguaje de nuestros ataques verbales mutuos", dijo el presidente Václav Klaus.

Presidente Václav Klaus (a la derecha) y primer ministro, Jirí Paroubek con sus mujeres (Foto: CTK)Presidente Václav Klaus (a la derecha) y primer ministro, Jirí Paroubek con sus mujeres (Foto: CTK) Jirí Paroubek destacó a su vez que sus discordias con el presidente son fricciones entre dos instituciones estatales y no tienen carácter personal.

"En cualquier país puede ocurrir que dos instituciones públicas no concuerden en sus puntos de vista sobre un tema determinado. Eso es normal e incluso ayuda a la búsqueda de la mejor solución. Pero las discordias de carácter laboral nada tienen que ver con las relaciones personales. En ese aspecto no tengo ningún problema con el presidente Klaus," insistió Jirí Paroubek.

Durante el encuentro Klaus exhortó a Paroubek a contribuir al desarrollo tranquilo de las elecciones parlamentarias de junio próximo. Lo fundamental según el presidente Klaus, es no permitir que los esfuerzos de los partidos políticos por ganar las simpatías de los electores tengan un carácter agresivo y conduzcan al país a un profundo precipicio político. El presidente acotó que salir de ese precipicio podría resultar muy difícil posteriormente.

03-01-2006