Presidente de Malta de visita en la República Checa

19-01-2005

El presidente de Malta, Edward Fenech-Adami, visitó el martes la República Checa. Se reunió con su homólogo checo, Václav Klaus. El principal tema de sus conversaciones fue la Unión Europea.

Presidente de Malta, Edward Fenech-Adami y presidente checo, Václav Klaus (Foto: CTK)Presidente de Malta, Edward Fenech-Adami y presidente checo, Václav Klaus (Foto: CTK) El presidente de Malta, Edward Fenech-Adami, debatió con el presidente checo, Václav Klaus, sobre los éxitos de la Unión Europea. Sin embargo, ninguno de los dos mandatarios consiguió encontrar un punto en común con relación a la Unión. El presidente de Malta clasificó a las estructuras comunitarias como una organismo exitoso que seguirá prosperando una vez firmada la Constitución Europea e indicó que en Malta no habría problemas con la aprobación de dicho documento. Fenech-Adami agregó que la UE actúa exitosamente en el campo económico y social. También elogió el progresivo aumento del nivel de vida en los países miembros. Václav Klaus no comparte esa opinión. Afirma que los éxitos de la UE son una visión de algunos, ya que el desarrollo económico de los veinticinco es cada vez más débil. Klaus además declaró que la UE pierde terreno frente a otros continentes y sometió a críticas la manera en que Bruselas dicta las vidas de los ciudadanos de un modo centralizado.

El presidente de Malta lamentó que hasta el presente la UE no haya tenido una política exterior unificada, insinuando la creación de del cargo de ministro de Asuntos Exteriores de la UE, lo que haría frente a ese problema. Edward Fenech-Adami incluyó en su programa una gira por la capital checa y varias reuniones con los principales representantes de la política y la Iglesia. Entre otros, fue recibido por el primer ministro checo, Stanislav Gross, y por el cardenal Miloslav Vlk.

El presidente del Senado checo, Premysl Sobotka, quien discutió con el presidente maltés sobre la aprobación de la Constitución Europea, afirmó que la República de Malta sería capaz de convertirse en un puente con mundo islámico y el Medio Oriente. "Aunque es un país pequeño, desempeña un papel importante en las relaciones exteriores", matizó Sobotka.

19-01-2005