Presidente comunista indultó a criminales nazis

11-06-2001

Si desea escuchar la versión original, haga click aquí.

Se trató de una operación secreta. El presidente Antonín Zapotocky indultó misteriosamente a cuatro criminales de guerra. Entre ellos se encontraba Max Rostock, miembro de las unidades SS y uno de los verdugos de la aldea de Lidice.

En 1942 los nazis arrasaron Lidice como represalia por el atentado contra el principal hombre del Tercer Reich en el Protectorado de Bohemia y Moravia, Reinhard Heydrich. El 10 de junio de 1942 fueron ajusticiados 192 hombres, 196 mujeres recluidas en campos de concentración y más de cien ninos enviados a Alemania.

El ministro de Cultura checo, Pavel Dostal, inició una campana de denuncia contra los líderes de la extinta Checoslovaquia comunista que, por motivos hasta el momento desconocidos, favorecieron a criminales nazis.

"Los comunistas deberían sumarse a las condenas contra el indulto del presidente Zapotocky, si es que realmente piensan en serio sus declaraciones de que no quieren tener nada en común con los crímenes del pasado," sostuvo el ministro Dostal.

En la sociedad checa ha surgido actualmente una discusión sobre la crueldad del régimen comunista checoslovaco, los historiadores advierten que la "dictadura del proletariado" fue inclemente contra sus opositores nacionales, pero llegó a perdonar a criminales que ajusticiaron a hombres, mujeres y ninos inocentes.

11-06-2001