Praga sigue siendo un destino de cine

13-02-2019

Desde hace muchos años, la República Checa es el escenario de muchas series y películas gracias a sus paisajes y a su precio asequible. La tendencia sigue creciendo.

Foto: Gerd Altmann, Pixabay / CC0Foto: Gerd Altmann, Pixabay / CC0

Foto: Ingo Kramarek, Pixabay / CC0Foto: Ingo Kramarek, Pixabay / CC0 La República Checa ingresó en el año 2018 casi 77 millones de euros más que el año anterior procedentes de cineastas extranjeros, según informa el Fondo Estatal de Cinematografía checo.

Los productores de cine consideran que el país ofrece unos escenarios de buena calidad sin llegar a ser excesivamente caro, como sucede en otras localizaciones. Además, para atraer a nuevas series y películas, el Estado checo tiene una oferta especial por la que los productores pueden recuperar el 20% de los gastos demostrables durante su rodaje si graban aquí.

Para aumentar la competitividad checa, que se ve amenazada por países de la región como Hungría, el Gobierno se plantea incluso subir dicho porcentaje hasta el 25%. El ministro de Cultura, Antonín Staněk, señala que todavía no hay una decisión definitiva, pero de tomarse, reconoce que serían necesarias nuevas fuentes de dinero.

Knightfall, foto: Archivo de la serie KnightfallKnightfall, foto: Archivo de la serie Knightfall “Por supuesto, a medida que se desarrolle este tema tendremos que buscar soluciones. Si planteáramos algún cambio para el futuro, vamos a tener que buscar también fuentes de financiación”.

Entre las ciudades checas elegidas para grabar, predomina con claridad Praga, que es la más solicitada por los cineastas que llegan a Chequia.

Uno de los proyectos más importantes que pasaron por la capital checa en los últimos años fue la serie Knightfall, estrenada a finales del año 2017, que trata sobre la temática de los caballeros templarios. Los productores de esta serie estadounidense solicitaron en la República Checa servicios de muchos tipos, como explica para la Radiodifusión Checa el periodista de cine Vojtěch Rynda.

Vojtěch Rynda, foto: ČTVojtěch Rynda, foto: ČT “Usaron todo tipo de servicios de artesanía tradicional, como los que se dedican a hacer armas, trajes tradicionales, armaduras y otras cosas cuya producción es típica en la República Checa. Además, como era una de las series con mayor presupuesto, contrataron a mucha gente”.

Pero la industria del cine puede tener un impacto económico en una ciudad mucho más allá de la propia inversión económica de los productores.

Es el caso del turismo que atraen las producciones cinematográficas, ya que muchas personas quieren visitar determinados lugares después de haberlos contemplado en la pantalla. Así sucedió con la serie coreana Amantes en Praga, que hizo aún más conocida a la capital checa en el país asiático, como nos cuenta Pavel Berčík, de la productora checa Film Kolektiv.

“Esa serie fue tan famosa en Corea que a partir de ella surgió una conexión aérea directa entre Seúl y Praga. Y gradualmente esto se extiende entre los chinos, que cada vez vienen más“.

Por ahora, uno de los proyectos más ambiciosos que se están llevando a cabo en el territorio checo es una película de coproducción checo-estadounidense sobre la vida del histórico guerrero checo Jan Žižka, a estrenar en el año 2020 y que será el film checo más caro de la historia.

13-02-2019