Praga sigue siendo de derechas, pero bajo otras siglas

18-10-2010

Las elecciones municipales acaban con la histórica mayoría del Partido Cívico Democrático en la ciudad de Praga y ponen a la mayor parte de las capitales regionales en manos de la Socialdemocracia.

Las elecciones municipales y senatoriales de este fin de semana han revelado un panorama que amenaza la posición del Partido Cívico Democrático (ODS), actualmente la primera fuerza política del país y formación dominante en la coalición de Gobierno.

Zdeněk Tůma (TOP 09) y Bohuslav Svoboda (ODS), foto: ČTKZdeněk Tůma (TOP 09) y Bohuslav Svoboda (ODS), foto: ČTK Quizá el símbolo más gráfico sea Praga, ciudad en la que los cívico-demócratas han gobernado desde los años 90 y donde arrasaron en 2006 con mayoría absoluta. Tras los recientes comicios, el partido más votado, con un 30 por ciento de los sufragios, es Top 09, liderado en la capital checa por el ex gobernador del Banco Nacional Checo, Zdeněk Tůma. Los cívico-demócratas han obtenido un 23 por ciento y los socialdemócratas (ČSSD), aunque han ascendido, siguen siendo los terceros con un 17 por ciento.

El Partido Cívico Democrático obtuvo en los anteriores comicios un 55 por ciento de los votos, lo que significa que el voto de derecha no se ha reducido, sino solo fragmentado.

Zdeněk Tůma, foto: ČTKZdeněk Tůma, foto: ČTK El caso es que los cívico-demócratas pierden así su bastión, y si quieren llegar al consistorio deberán hacerlo aliándose bien con Top 09 bien con la izquierda. De momento la opción más probable es una coalición de derechas liderada por Top 09, la solución más justa según Tůma.

“La voluntad de los votantes está clara. Les gustaría ver un cambio al frente del Ayuntamiento, de esta manera voy a hacer todo lo posible para que haya una renovación en el gobierno municipal”.

Otro cantar son los barrios de Praga, todos con su propio Ayuntamiento, donde en general el Partido Cívico Democrático ha conservado su mayoría.

Pavel Bém, foto: Kristýna MakováPavel Bém, foto: Kristýna Maková Es decir, una buena parte de los electores ha votado para el Ayuntamiento por un partido y para el consistorio de su barrio por otro. Una doblez que parece demostrar que el cambio se debe más bien a una reacción de los praguenses a la gestión de su ex alcalde, Pavel Bém. Escándalos de corrupción como el de las tarjetas Open Card se han dejado sentir especialmente ahora, cuando hay alternativa política.

Por otro lado el ascenso de Top 09 no ha sido tan marcado en el resto de municipios. Gobernarán en Zlín y como mucho cerrarán alianzas en otras ciudades medianas. En Brno y Ostrava, segunda y tercera ciudad del país, el Partido Socialdemócrata se ha hecho cómodamente con la mayoría y todo indica que gobernarán en coalición con el Cívico Democrático. Por cierto, que la única capital regional donde esta formación ha sido la más votada es Pilsen, con una diferencia de un uno por ciento respecto a los socialdemócratas.

18-10-2010