Praga se convierte en un concurrido centro de comercio

04-10-2004

Grandes empresas comerciales extranjeras se trasladan a Praga, transformando a la capital checa en uno de los más concurridos centros de comercio a nivel europeo.

El centro de comercio 'Zlaty Andel' en PragaEl centro de comercio 'Zlaty Andel' en Praga Según un reciente estudio de la agencia Cushman&Wakefield, la capital checa atrae cada vez más a empresarios extranjeros. Este año, Praga ocupó el décimo tercer lugar en la tabla de metrópolis europeas en las que empresas extranjeras instalan sus sedes o sucursales europeas. En cuanto a la popularidad, Praga venció incluso a Ginebra, Viena y Estocolmo, ciudades que durante largos años habían figurado entre los mayores centros de comercio europeo.

Los especialistas sostienen que la popularidad de Praga entre los empresarios extranjeros se debe en parte al hecho de que la capital checa, como ciudad histórica de gran atractivo arquitectónico y cultural, atrae a muchos turistas. Situada en el centro de Europa, está incluida en el itinerario de la mayoría de giras europeas de agencias internacionales de viajes. A Praga acude también un gran número de extranjeros de los círculos oficiales o empresariales de varios países, que en la capital checa participan en encuentros, seminarios y conferencias internacionales. Esas personas representan un importante potencial de eventuales clientes para las empresas comerciales.

DHL en Praga (Foto: CTK)DHL en Praga (Foto: CTK) Recientemente, por ejemplo, instaló en Praga su central para Europa la empresa internacional de transportes DHL, escogiendo la capital checa entre aproximadamente veinte ciudades del continente. Según un sondeo de la agencia Cushman&Wakefield, en un próximo futuro tienen planificado trasladarse a Praga aproximadamente cuarenta empresas de comercio extranjeras.

Independientemente de la popularidad de la que actualmente goza Praga entre los empresarios del mundo entero, los especialistas advierten que, para mantenerse en el centro de la atención, no debería dormirse en los laureles, sino mejorar las condiciones para la empresa. Entre otros aspectos, son necesarias nuevas inversiones en la infraestructura, así como la liberalización del mercado de telecomunicaciones. La competencia en el mundo del comercio es fuerte y son muchas las ciudades interesadas en ser el mayor centro comercial a nivel europeo.

04-10-2004