Políticos checos debaten sobre los 15 años como miembros de la UE

20-05-2019

Los checos cumplieron 15 años como miembros de la UE. A solo unos días de las elecciones al Parlamento Europeo, el primer ministro de la nación, el ministro de Relaciones Exteriores y una eurocomisaria en Bruselas expresan opiniones divergentes sobre los beneficios y las responsabilidades de los miembros de la UE.

Andrej Babiš, foto: ČTK/Roman VondroušAndrej Babiš, foto: ČTK/Roman Vondrouš El primer ministro Andrej Babiš, fundador de un imperio empresarial que lo convirtió en multimillonario, dice que como empresario, tiene una visión bastante pragmática de las cosas y se centra en los hechos. El caso es que formar parte de la UE ha sido beneficioso para la República Checa, sobre todo en términos económicos, principalmente gracias a que el mercado interno eliminó las principales barreras al comercio y la inversión. Dijo en una conferencia en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

"Es bueno que la membresía nos permita acceder al mercado interno de la UE, que considero una de las políticas más exitosas de Europa. Estaré aún más feliz cuando se eliminen los últimos obstáculos para la libre circulación de servicios. Esta debería ser nuestra prioridad para la próxima Comisión de la UE".

En cuestión de días, se conocerán los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo y se formará una nueva Comisión de la UE. Babiš expresó que su prioridad debería ser permitir a los Estados miembros una mayor autonomía, en particular sobre cómo se gastan los fondos de cohesión y estructurales de la UE.

“Queremos que los países distribuyan recursos de acuerdo con sus propias prioridades, sin controles administrativos y de otra índole innecesarios. ¡Lucharé por esto! No quiero un sistema donde la Comisión Europea proponga un presupuesto y los Estados miembros ni siquiera sepan por qué".

Babiš añadió que la República Checa es la "séptima más segura del mundo" y, para que siga siendo así, la migración ilegal debe abordarse a nivel europeo y las fronteras exteriores de la zona Schengen se han reforzado.

"No creo que nuestras dos demandas, una mayor prosperidad económica y seguridad, requieran necesariamente más de la Unión. Requieren una unión más efectiva. Su forma actual es insostenible. Somos parte de la Unión y podemos cambiarla. Debemos hablar en voz alta cuando algo nos molesta y superar su mandato".

Mientras que el primer ministro habló de la necesidad de la UE de cambiar para reflejar mejor las demandas de los ciudadanos, el ministro de Relaciones Exteriores, Tomáš Petříček pidió a los políticos que asuman la responsabilidad de las decisiones tomadas colectivamente en Bruselas.

Tomáš Petříček, Andrej Babiš, Věra Jourová, foto: ČTK/Roman VondroušTomáš Petříček, Andrej Babiš, Věra Jourová, foto: ČTK/Roman Vondrouš "A ojos de los ciudadanos checos, sigue habiendo una mentalidad de‘Bruselas y nosotros’. A menudo, nos falta el coraje para reconocer que estamos involucrados en la toma de decisiones y aceptamos los resultados. Debemos dejar de hablar de "imposiciones" de Bruselas, de una vez por todas".

Petříček manifestó en la conferencia internacional en el Palacio de Černín que los políticos deben articular mejor los beneficios de la membresía de la UE más allá de "números en una pizarra", es decir, en términos estrictamente monetarios.

"La pertenencia a la UE es claramente ventajosa para nosotros. Sin embargo, no debe basarse únicamente en la lógica transaccional. Su valor no puede expresarse solo en números en una pizarra: cuánto recibimos en fondos o cuánto cuesta una llamada telefónica de 1 minuto en 2019. Para mí, es una opción civilizacional y cultural".

Por su parte, Věra Jourová, la comisaria de Justicia de la UE, dijo que las decisiones tomadas en Bruselas deberían considerarse en el contexto de 70 años de paz en Europa. El conflicto es inevitable con tantos intereses nacionales, comerciales y de otra índole a tener en cuenta, dijo, y agregó que el compromiso no es una mala palabra.

"Criticamos el proceso de toma de decisiones porque, sí, es burocrático, procesal y largo. Pero las reglas no resultan en "ganadores" por un lado y "perdedores" en el otro".

Continuó desafiando la caracterización de los problemas de Babiš con respecto a la administración de los fondos de la UE, argumentando que son sobre todo las autoridades checas las que necesitan hacer que el sistema sea más transparente.

20-05-2019