Político checo pone en duda el holocausto gitano

05-08-2014

Tomio Okamura, líder del partido Amanecer, ha provocado un escándalo en la República Checa al poner en duda que el campo de concentración de Lety, establecido por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, tuviera como propósito el exterminio de los gitanos.

Tomio Okamura, foto: Filip JandourekTomio Okamura, foto: Filip Jandourek Tomio Okamura, senador y líder del partido Amanecer de la Democracia Directa, conocido por sus opiniones xenófobas y populistas, ha estremecido a la opinión pública checa con unas declaraciones sobre el genocidio gitano realizado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

El campo de concentración de Lety, donde murieron 327 gitanos y que sirvió de antesala para las cámaras de gas de Auschwitz, fue según Okamura un campo de trabajo para aquellos que eludían la actividad laboral, incluyendo no únicamente gitanos. Los que fallecieron durante el internamiento lo hicieron como resultado de enfermedades contraídas debido a su estilo de vida nómada, afirma el político en entrevista para el diario digital Parlamentní Listy.

Las palabras de Okamura, que a su modo ponen en duda el holocausto gitano, han provocado duras reacciones por parte de prácticamente todo el espectro político. El ministro de Derechos Humanos, Jiří Dienstbier, considera que el líder de Amanecer debería renunciar inmediatamente a todo cargo político. Miroslav Kalousek, del conservador TOP 09, advirtió el peligro que representa relativizar cualquier genocidio en una sociedad democrática.

 Jaroslav Šebek, foto: Vendula Kosíková Jaroslav Šebek, foto: Vendula Kosíková En entrevista para la Televisión Checa, el historiador Jaroslav Šebek aconsejó a Okamura informarse mejor sobre la historia moderna del país.

“Él habla del periodo hasta el año 1942, cuando realmente se construyó en Lety un campo de trabajo en base a una decisión de marzo de 1939, es decir, antes del Protectorado de Bohemia y Moravia. Pero desde el verano de 1942, desde la llamada Heydrichiada, el campo pasa a formar parte del plan de genocidio de la etnia gitana por parte de las instituciones nazis”, afirmó.

Desde ese momento todos los gitanos, hombres mujeres y niños, son internados en Lety y en otros campos similares. Muchos murieron debido a las penosas condiciones de vida, pero la mayoría fue trasladada a los campos de exterminio nazis. Según los cálculos, los nazis asesinaron al 90% de la población romaní del país y de hecho la mayor parte de los gitanos que viven actualmente en la República Checa proceden de familias eslovacas que emigraron durante el Comunismo.

Escultura conmemorativa en recuerdo de las víctimas de Lety, foto: ČTKEscultura conmemorativa en recuerdo de las víctimas de Lety, foto: ČTK Tomio Okamura, que reconoce sentirse sorprendido por el mal recibimiento de sus declaraciones, ha emitido un comunicado en el que niega haber dudado de las injusticias sucedidas durante la Segunda Guerra Mundial y en concreto sobre los crímenes cometidos sobre los internos de los campos de concentración.

Político y empresario de origen checo-japonés, Okamura fue presidente de la Asociación de Agencias de Viaje checas y en 2012 inició su carrera política, consiguiendo ser elegido como senador por la región de Zlín. Tras intentar presentarse sin éxito a las elecciones presidenciales, Okamura fundó Amanecer de la Democracia Directa, partido que incluye en su programa desde una mayor participación de la ciudadanía en las decisiones políticas hasta una mayor severidad con los inmigrantes y los beneficiarios de subvenciones sociales. Cuenta actualmente con 14 diputados en la Cámara Baja.

05-08-2014