Policía investigará al ex primer ministro checo por sospechas de corrupción

19-06-2013

El saliente primer ministro checo Petr Nečas, quien dimitiera el lunes salpicado por el escándalo de corrupción de la ex jefa de su Despacho, puede terminar en el banquillo de los acusados. La Policía Anticorrupción no descarta el inicio de una investigación contra el ex jefe del Gobierno checo por sospechas de corrupción.

Petr Nečas, foto: ČTKPetr Nečas, foto: ČTK Petr Nečas dimitió el lunes como consecuencia de la detención y envío a prisión preventiva de la jefa de su Oficina y mano derecha Jana Nagyová, sospechosa de abuso de poder y corrupción.

Además de Nagyová terminaros tras las rejas otras seis personas, entre ellas tres antiguos diputados sospechosos de recibir sobornos y el antiguo jefe del Servicio de Inteligencia Militar que ayudó a Nagyová a espiar a la esposa de Nečas.

Consultada por los medios de comunicación la Policía Anticorrupción dio a entender que no descarta la eventualidad de encausar al ex primer ministro por sospechas de corrupción.

Nečas insiste en que el hecho de ofrecer a tres ex diputados puestos en empresas con participación económica del Estado no puede catalogarse como delito.

“No se trató de un soborno. Se trata de una extraña medida jurídica que destruye la política en la República Checa. Se trata de criminalizar el habitual equilibrio que garantiza el funcionamiento interno de un partido o de la coalición (gubernamental). En caso de que esto sea catalogado como delito debe encarcelarse a toda la representación política del país”.

Marek Benda, foto: Anna DuchkováMarek Benda, foto: Anna Duchková Siendo diputados del gubernamental Partido Cívico Democrático, liderado entonces por Nečas, los diputados Petr Tluchoř, Ivan Fuksa y Marek Šnajdr, obstaculizaron en la Cámara Baja la aprobación de una ley fundamental para el Gobierno.

Después de varios días de tensión, los tres diputados echaron atrás y para el bien del Gobierno renunciaron a sus escaños parlamentarios, facilitando así la continuación del Gobierno de Nečas.

Tiempo después los llamados “diputados rebeldes” empezaron a trabajar en lucrativos cargos en empresas con participación económica del Estado. De acuerdo con las investigaciones de la Policía Anticorrupción todo indica que se trató de un soborno.

Los políticos del Partido Cívico Democrático han puesto el grito al cielo y aseguran que se trata de algo normal en la política checa, tal como indicara Nečas “hoy me ayudas tú, mañana te ayudo yo”.

Marek Benda jefe de la bancada parlamentaria del Partido Cívico Democrático rechaza que se hable de corrupción en el caso de los tres antiguos legisladores.

“No se puede hablar de comportamiento corrupto. Porque de esa manera me he comportado yo y todos mis compañeros de partido en la Cámara de diputados”.

Los diputados del Partido Cívico Democrático salieron a la defensa del ex primer ministro y antiguo líder Petr Nečas y adelantaron que en caso de que la Justicia lo pida no lo entregarán.

Nečas renunció la jefatura del Gobierno y del partido, pero mantiene su escaño como diputado, así que goza de inmunidad parlamentaria. Las demás formaciones políticas representadas en el Cámara Baja no han querido, al menos por el momento, expresar si votarían para que se retire la inmunidad al ex primer ministro.

Recientemente la Cámara Baja aprobó eliminar la inmunidad vitalicia de los diputados que disfrutarán de dicha protección únicamente durante su periodo de funciones.

Jan Zahradil, foto: Zdeněk VališJan Zahradil, foto: Zdeněk Vališ El eurodiputado Jan Zahradil, también del Partido Cívico Democrático, coincide con sus compañeros en que en el caso del ex primer ministro y los tres antiguos legisladores no se trató de un delito.

“No se trata de corrupción, no se trata de soborno. Los diputados disponen de un instrumento especial que les permite proteger a un compañero en caso de considerar injustificada su entrega a la Justicia, y yo creo que éste es uno de esos casos”.

El experto en derecho penal Jiří Jelínek, de la Universidad Carolina de Praga, indica que sin duda se trata de un caso muy especial que puede poner fin a una situación aceptada y asumida por muchos políticos.

“Las acciones que en este momento son investigadas no fueron consideradas anteriormente como sobornos, lo que significa que se tratará de un fallo sin precedentes”.

Presionado por la gravedad del escándalo de corrupción, Petr Nečas optó por dimitir como primer ministro y líder del Partido Cívico Democrático y anunció que abandonaba la política, pero que en caso de que no se disuelva la Cámara Baja conservará durante un año su escaño de diputado.

19-06-2013