Policía de Tránsito se prepara para el primer éxodo del verano en Chequia

28-06-2012

Este fin de semana empieza en Chequia el primer gran éxodo del verano por carretera. Familias enteras cruzarán en sus vehículos el país en busca del ansiado descanso estival. La Policía de Tránsito anunció la puesta en marcha de tres grandes operativos para reducir el número de accidentes en una de las épocas más peligrosas en las autopistas y autovías nacionales.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Los especialistas en seguridad vial consideran que las tres primeras semanas del mes de julio son las más peligrosas del verano debido a los masivos desplazamientos por carretera.

El jefe de la Policía de Tránsito, Leoš Tržil, indica que una serie de factores pueden perturbar a los conductores en verano como, por ejemplo, las altas temperaturas, problemas de salud y el nerviosismo por los congestionamientos.

“Durante los días de mucho calor aumenta el peligro de que los choferes sufran algún problema de salud, como por ejemplo un infarto. Recordamos que en el periodo de vacaciones hay más niños de lo habitual en las carreteras, ya sea como transeúntes o ciclistas”, dijo el policía.

Leoš TržilLeoš Tržil Los operativos policiales a comienzos del verano tienen como objetivo la prevención y no la represión, insistieron fuentes policiales. Durante los tres fines de semana más críticos aumentará la presencia de oficiales de tránsito en las carreteras.

La Policía uniformada controlará permisos de conducir, documentos y estado técnico de los vehículos, velará por el cumplimiento de las normas de circulación vial, sobre todo del respeto de los límites de velocidad.

De acuerdo con los especialistas en seguridad vial, las causas más frecuentes de los accidentes de tránsito al principio del verano son la violación de la velocidad establecida, las distracciones durante la conducción, las salidas de vía en carreteras secundarias, no ponerse el cinturón de seguridad y el consumo de alcohol y estupefacientes.

En muchos casos los conductores checos menosprecian la recomendación de parar a descansar a la hora de efectuar largos trayectos, beber agua y ventilar el interior del vehículo.

Tras el grave accidente de un autobús en Croacia la semana pasada, en el que murieron ocho turistas checos, la Policía de Tránsito controlará también el estado técnico de los autocares y verificará que los choferes cumplan las normas reglamentarias de descanso.

Para garantizar la seguridad en las carreteras se cuenta con la participación de unos 2.000 policías que se movilizarán tanto en motocicletas, patrullas, automóviles rápidos capaces de desarrollar hasta 250 km/h y helicópteros para la vigilancia desde el aire de las principales vías.

28-06-2012