Pocas familias checas restringen el acceso a Internet de sus hijos

En la República Checa, pocos padres controlan la actividad de sus hijos en Internet, según desvela un estudio realizado por la Universidad Palacký de Olomouc.

Foto: Pixabay/ CC0Foto: Pixabay/ CC0 Los niños tienen acceso a dispositivos con Internet cada vez más pronto, pero a menudo sus padres no se actualizan con la suficiente rapidez para saber cómo limitar la actividad de sus hijos.

Investigadores de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Palacký de Olomouc han llevado a cabo un estudio que señala que el 63% de las familias en la República Checa no limitan el acceso a Internet de sus hijos.

En opinión de René Szotkowski, de la Universidad Palacký, hoy en día es frecuente darles un móvil o una tableta a los hijos para que estén tranquilos y no molesten.

Foto: Lupuca via Foter.com / CC BY-SAFoto: Lupuca via Foter.com / CC BY-SA “Los padres utilizan estos dispositivos táctiles como un vigilabebés moderno. Cuando los padres quieren estar tranquilos y que el niño se concentre en algo, usan estos dispositivos, y los niños aprenden muy rápido a utilizarlos, saben buscar películas, vídeos en Youtube, y no es necesario que sepan leer o escribir, pueden guiarse rápido por las imágenes en la pantalla táctil”.

El estudio muestra que la principal preocupación de los padres es que sus hijos vean contenido de tipo violento o sexual en la red. Las familias hablan normalmente con sus hijos para advertirles sobre estos peligros, el problema es que después no los controlan lo suficiente, como explica Kamil Kopecký, otro de los investigadores de la Universidad Palacký.

“El niño aprende con sus padres que hay ciertas cosas con las que debe tener cuidado en Internet, por ejemplo, no comunicarse con extraños, no dar sus datos personales. El problema es que gran parte de las familias confían en este acuerdo verbal y no controlan al niño, entonces hace falta que sean más estrictos, porque cuando esto no pasa, el niño intentará ver hasta dónde puede llegar“.

Foto: Pixabay/ CC0Foto: Pixabay/ CC0 Entre los datos más sorprendentes que se desprenden de esta investigación está el hecho de que la mitad de los padres encuestados afirman compartir fotos de sus vástagos en Internet, y en muchos de los casos, estos niños pequeños aparecen desnudos o semidesnudos. A estas fotos tienen acceso muchos desconocidos, añade Kopecký.

“Si miramos el número de visitantes, las fotos que contienen algo que pueda ser considerado sexual, tienen muchas más visitas que las que no. Y está claro que las fotos que comparten los padres no las visitan solo quienes ellos quieran, sino que también las ven personas que pueden tener otras intenciones“.

Por otro lado, también existen padres que controlan y limitan la actividad de sus hijos en Internet a través de algunas aplicaciones especiales, aunque su número resultó ser solo el 15%. En el estudio participaron 1093 padres de toda la República Checa.