Poca participación en las elecciones checas al Parlamento Europeo

12-06-2004

Tras cerrarse los colegios electorales para los comicios checos a la Eurocámara, los analistas coinciden en resaltar tres situaciones significativas: el ausentismo, la derrota del oficialismo y el avance de los comunistas.

Foto: CTKFoto: CTK Las primeras elecciones al Parlamento Europeo en las que participaron los ciudadanos checos se vieron marcadas por un alto ausentismo. Los primeros resultados tras el cierre de los colegios electorales arrojan una participación de tan sólo el 27 por ciento de los casi ocho millones de electores convocados.

Las razones son varias, pero sin duda el ausentismo se debe en primer lugar a una campaña bastante incolora por parte de las formaciones políticas. En la contienda electoral participaron 31 agrupaciones que nominaron a un total de 800 candidatos que se disputaron 24 escaños en el Parlamento Europeo.

"No participo en las elecciones porque no pude elegir entre los candidatos que se presentaron. Además, considero como una ofensa que entre los candidatos figuran nombres como el de la estrella del porno Dolly Buster y del magnate televisivo Vladimír Zelezný, acusado de fraudes y malversaciones", indicó un ciudadano checo que pidió anonimato.

El mal tiempo, el viernes y el sábado fueron más bien días fríos con mucha lluvia, lo que de acuerdo con los observadores siempre representa un obstáculo para una serie de personas que optan por quedarse en casa. En el caso contrario, o sea un día soleado tampoco hubiera ayudado porque la mayoría de los checos se marcha a su casa de campo. Lo ideal son los días de otoño, aseguran algunos expertos.

Foto: CTKFoto: CTK Desde el punto de vista político, las elecciones a la Eurocámara representan una derrota para la gubernamental socialdemocracia derrotada por la oposición. El Partido Cívico Democrático encabeza la lista, pero en segundo lugar aparecen los comunistas. Este resultado representa lo que podrían ser las elecciones generales del 2006, lo que no depara nada bueno para el oficialismo.

"El tercer lugar no es triunfo alguno. Creo que tendremos que analizar una serie de cuestiones en nuestro próximo Congreso, pero estoy convencido de que llegaremos hasta el final de nuestro periodo de funciones hasta el año 2006", dijo el primer ministro Vladimir Spidla.

Y en tercer lugar, la gran sorpresa la representa el éxito que podrían alcanzar los comunistas. En las elecciones al Parlamento Europeo se perfilan como segundos, lo que refleja un voto de castigo contra por parte del electorado contra el actual gobierno de coalición integrado por socialdemócratas, democristianos y liberales.

12-06-2004