Plan para prevenir el suicidio juvenil en Chequia

La preocupación por los casos de suicidio a edades tempranas llevan al Ministerio de Educación y al Ministerio de Salud a intentar paliar este problema directamente en las escuelas.

Foto ilustrativa: rubberduck1951 / Pixabay, CC0Foto ilustrativa: rubberduck1951 / Pixabay, CC0 El suicidio juvenil es un problema que está creciendo en numerosos países del mundo, y la República Checa no es una excepción.

Se estima que en el país cometen suicidio unos 40 niños al año, y hace mucho que se intenta reducir esa cifra sin éxito.

Es por ello que el Instituto Nacional de Salud Mental, junto con el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud, está trabajando en un plan para prevenir el suicidio entre los niños y jóvenes.

Uno de los primeros obstáculos que se encuentran los especialistas es el diagnóstico. Ya que hay ciertos trastornos que se desarrollan a partir de una edad más avanzada, por lo que en los niños es fácil confundir los síntomas, como explica Petr Winkler, del Instituto Nacional de Salud Mental.

Petr Winkler, photo: Matěj Schneider, ČRoPetr Winkler, photo: Matěj Schneider, ČRo “La vulnerabilidad derivada de tener una edad temprana y de la formación de la personalidad, y las personas sensibles con las relaciones sociales tienen un diagnóstico similar y es difícil distinguirlo. Normalmente aparecen algunos síntomas y se tarda un tiempo en fijar un diagnóstico, especialmente si se trata de un trastorno psíquico serio: trastorno bipolar, trastornos psicóticos, etc.”

El trastorno más frecuente en niños suele ser la ansiedad, que en algunos casos puede evolucionar hasta convertirse en depresión. Una situación que sin ayuda profesional también puede desembocar en el suicidio.

La colaboración entre el Instituto Nacional de Salud Mental y el Gobierno espera prevenir estos casos informando y ayudando directamente a los jóvenes desde la escuela, tal y como señala el ministro de Salud, Adam Vojtěch.

“Queremos mostrar que los niños también pueden padecer problemas psíquicos. Ellos mismos no tienen por qué ser conscientes. Ahora estamos en el comienzo, en una fase de reuniones, pero creo que avanzará rápido, no hablamos de años, creo que podría empezar el año que viene”.

El programa tendrá forma de asignatura, que deberá enseñarse una vez a la semana durante medio año, y donde los jóvenes recibirán nociones acerca de cómo tener un comportamiento psicosocial saludable y de cómo comprender su mundo interno, así como formas prácticas de relajarse y gestionar su frustración.

Foto ilustrativa: S. Braswell / FreeimagesFoto ilustrativa: S. Braswell / Freeimages La portavoz del Ministerio de Educación, Aneta Lednová, dijo que cada escuela tendrá libertad para adaptar esta asignatura a sus propias necesidades.

“Cómo se aplicará el programa en la práctica depende de las escuelas y de sus pedagogos, si lo toman como un programa que pueden completar con diferentes objetivos de personalidad, comportamiento social u otros temas de formación básica”.

Por el momento, esta asignatura está pensada para niños de entre 10 y 12 años, ya que en estas edades nacen el 25% de los trastornos psíquicos.

Unos problemas que es necesario tratar a tiempo para que su condición no empeore en los años venideros, ya que la mayoría de los suicidios de jóvenes se producen entre los 15 y los 19 años.