Pilotos militares iraquíes se capacitaron en aviones L-159 en Chequia

10-02-2016

Un grupo de pilotos de la Fuerza Aérea iraquí acaban de finalizar en la República Checa un curso de pilotaje de los aviones de combate L-159, fabricados en este país. Irak quiere adquirir más de 10 de esas aeronaves que la Fuerza Aérea checa ya no necesita, para utilizarlas en la lucha contra el llamado Estado Islámico.

Avión de combate L-159, foto: ČT24Avión de combate L-159, foto: ČT24 Desde mayo del año pasado cuatro pilotos de la Fuerza Aérea iraquí se instruían en Chequia en el pilotaje de los aviones de combate L-159. Hace poco terminaron el curso y pronto debería llegar otro grupo de pilotos iraquíes. La compañía aérea checa Aero Vodochody suministrará a Irak 12 aviones Alca, incluido uno de entrenamiento de dos plazas. El valor del contrato es de unos 26 millones de euros.

La parte iraquí indicó que los aviones L-159 serán aprovechados tanto para el entrenamiento de pilotos, junto con los F-16, así como en misiones aéreas contra el autodenominado Estado Islámico.

Ladislav Šimek, foto: ČT24Ladislav Šimek, foto: ČT24 Hasta el presente la República Checa suministró a Irak dos aviones L-159 y se prepara la entrega de un tercero, según informó Ladislav Šimek, presidente de Aero Vodochody.

“Irak indicó que estará muy agradecido por cualquier ayuda de parte de la República Checa. La empresa Aero Vodochody hará lo máximo posible para cooperar en esa ayuda”.

Forma parte del contrato con Irak también el suministro de piezas de repuesto y la capacitación del personal de tierra que se encargará del mantenimiento de las aeronaves.

Martin Stropnický (a la derecha), foto: ČTKMartin Stropnický (a la derecha), foto: ČTK El suministro de los restantes 10 aviones L-159 a Irak lo bloquea el veto británico, ya que la aeronave cuenta con un receptor de alerta radar RWR, fabricado en Gran Bretaña. Londres teme que ese sistema pueda caer en manos de los terroristas del Estado Islámico, lo que el ministro checo de Defensa, Martin Stropnický, considera desmedido.

”No se trata en mi opinión de una tecnología que, en caso de caer en manos enemigas, pueda poner en amenaza a pilotos británicos”.

Se prevé que las negociaciones mantenidas entre Praga y Londres sobre este tema aporten resultados positivos en el curso de un par de semanas, según indicó Stropnický. El ministro agregó que la cooperación con Irak en el sector militar continuará y no excluyó también otras formas de ayuda. Por ejemplo, decenas de otros militares iraquíes se capacitan actualmente en este país en el manejo de los helicópteros militares de transporte de proveniencia rusa.

10-02-2016