Piden en Praga el respeto de los derechos de los inmigrantes

28-03-2011

Unas 300 personas han participado este domingo en una marcha en Praga contra la explotación de los inmigrantes. Los manifestantes exigieron a las autoridades checas la protección de los trabajadores extranjeros y la aprobación de normativas que impidan su discriminación laboral.

Foto: ČTKFoto: ČTK Checos, vietnamitas, eslovacos, rumanos y representantes de otras nacionalidades se reunieron el domingo frente al Ministerio de Agricultura para manifestar su rechazo a los métodos practicados por algunas agencias laborales en Chequia frente a los obreros extranjeros.

Centenares de inmigrantes, mayormente vietnamitas y rumanos fueron contratados hace dos años para realizar trabajos en los bosques de este país. Durante todo este tiempo los trabajadores no han recibido sueldo alguno de las agencias laborales, según dijo a la Radiodifusión checa uno de los obreros vietnamitas.

”Nos habían prometido pagarnos unos 610 euros mensuales. Pero después de tres meses de trabajo me dieron un saco de arroz y dos gallinas y eso fue todo”.

Foto: ČTKFoto: ČTK Las agencias laborales deben así más de 100.000 euros en total a los inmigrantes que han trabajado en los bosques checos. Los participantes en la manifestación de este domingo pidieron ayuda a las autoridades checas. Frente al Ministerio de Trabajo plantaron un pedazo de tronco como símbolo de la explotación de los inmigrantes que trabajan en los bosques en Chequia.

Posteriormente se dirigieron al Ministerio del Interior, donde exigieron la adopción de normativas que protejan a los inmigrantes ante la explotación por parte de las agencias de trabajo particulares.

El Estado checo es demasiado pasivo en estos temas, recalcó en declaraciones para la Radiodifusión Checa Pavel Čižinský, representante de la organización cívica Iniciativa por los Derechos de los Inmigrantes, organizadora de la actividad.

Pavel ČižinskýPavel Čižinský ”Queremos que las autoridades oficiales asuman parte de la responsabilidad porque los inmigrantes han trabajado en terrenos del Estado, aunque fueran contratados por agencias privadas. El Estado debería controlar las condiciones de trabajo de los obreros extranjeros y contar con instrumentos necesarios para combatir las nuevas formas de esclavitud que aplican determinadas agencias laborales privadas frente a los extranjeros”.

La empresa estatal Bosques Checos, que administra los terrenos boscosos en el país, rechaza cualquier responsabilidad. Insiste que ésta deben asumirla plenamente las agencias que contratan a los obreros.

Personeros del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales informaron por su parte que han sido descubiertas algunas irregularidades en el funcionamiento de la agencia que había contratado a los obreros extranjeros para trabajos en los bosques, en base a lo cual le ha sido impuesta una multa de unos 33.000 euros. Agregaron que proteger a los inmigrantes ayudará asimismo una nueva normativa que compromete a las Agencias de Empleo en el país a asegurarse antes de finales de este mes contra la bancarrota.

Los activistas en Derechos Humanos insisten no obstante que, además de adoptar nuevas leyes en el sector laboral, el Estado debería controlar su cumplimiento. Recordaron que desde el año 2004, cuando fue introducida en la República Checa una ley contra la trata de seres humanos, los Tribunales no han dictado ni una sola sentencia de condena de este carácter.

28-03-2011