Petr Nečas consigue reelección al frente del Partido Cívico Democrático

El congreso del gubernamental Partido Cívico Democrático, celebrado el fin de semana, confirmó a Petr Nečas al frente de la formación. Ahora el mayor desafío de Nečas es evitar la caída del Gobierno, y para ello debe llegar a un acuerdo con seis diputados rebeldes de su agrupación.

Petr Nečas, foto: ČTKPetr Nečas, foto: ČTK Petr Nečas lo consiguió. A pesar de las críticas y el malestar generalizado debido a la aplastante derrota electoral a nivel regional y senatorial, el congreso del Partido Cívico Democrático le concedió dos años más como líder de la agrupación.

Nečas recibió el 59% de los votos, un poco menos que en el congreso anterior, y su rival Ivan Fuksa obtuvo alrededor del 30%, lo que representa un claro mensaje de que en la formación crece el descontento.

El líder cívico-demócrata reconoció que cometió una serie de errores durante su gestión que tratará de enmendar, al tiempo que insistió en que no escatimará esfuerzos en las negociaciones con los rebeldes.

Ivan Fuksa, foto: ČTKIvan Fuksa, foto: ČTK “Estoy convencido de que en caso de haber sido candidato único, el número de votos a mí favor hubiera sido el mismo. El 30% de los votos fue en contra de Petr Nečas, no a favor de Ivan Fuksa”, subrayó Nečas.

Los inconformes, representados por los llamados ‘seis diputados rebeldes’ presentaron a último momento la candidatura de Ivan Fuksa que acaudaló una tercera parte de los sufragios lo que ha envalentonado a los opositores.

Petr Nečas tiene dos días para salvar su Gobierno. Todo puede cambiar a partir del miércoles en la votación de la Cámara Baja sobre el llamado paquete económico, el primer ministro condicionó la existencia del Gabinete con la aprobación de las medidas económicas.

Los ‘rebeldes’ insisten en que no levantarán la mano a favor de la propuesta de reformas presentada por el Gobierno que busca, entre otras cosas, subir los impuestos.

Foto: ČTKFoto: ČTK El diputado Petr Tluchoř, la cabeza visible de los seis legisladores ‘rebeldes’, asegura que se imagina un Gobierno de coalición sin Petr Nečas, que existen condiciones reales de mantener el Ejecutivo, pero sin Nečas.

Si bien Nečas puede estar satisfecho de haber confirmado su liderazgo, los próximos días no serán fáciles dentro de su partido. Su nuevo primer vicepresidente, Martin Kuba, no oculta sus ambiciones de ascenso dentro de la agrupación, mientras que Jiří Pospíšil, destituido por Nečas del cargo de ministro de Justicia fue el vicepresidente más votado.

Entretanto, Tomáš Chalupa, también nuevo en la cúpula del partido es según algunos analistas el posible sucesor de Nečas, por lo que se cree que en los próximos años se dedicará a recaudar capital político para sí mismo.

El líder del opositor Partido Socialdemócrata, Bohuslav Sobotka, expresó que desde su punto de vista el congreso del partido gubernamental no resuelve nada, porque dicha formación es el problema.