Personas dañadas por la quiebra de bancos podrían hallarse entre los opositores al FMI

11-09-2000

La policía considera que entre las personas que podrían aprovechar la sesión praguense de septiembre del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial se hallan no sólo los opositores a la globalización y los extremistas, sino también los ciudadanos checos dañados por las quiebra de bancos.

La policía no considera, sin embargo, que esos ciudadanos dañados por la quiebra de bancos adopten actitudes radicales, expresó ante el Comité Parlamentario para la defensa y la seguridad el presidente de la policía, Jirí Kolár.

Posteriormente, en una entrevista para la agencia de noticias CTK, precisó que al referirse a ello tenía en mente a ciudadanos que fueron por ejemplo dañados recientemente por la quiebra de cajas de ahorro. La última demostración de protesta de esas personas tuvo lugar la semana pasada en Praga, con el objetivo de obligar a los diputados a aprobar una ley que haga posible que les sean reintegrados sus ahorros.

Al referirse de modo más general a la sesión del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, JIrí Kolár dijo que la policía disponía de una relación de varios centenares de personas cuya venida a este país en el período de la sesión praguense se considera indeseable. "Se trata - explicó Kolár - de personas que en otros países, por ejemplo en Estados Unidos, son demandadas precisamente en relación con la violación de la ley al realizarse sesiones y actividades parecidas en otros países".

La policía considera que para protestar contra la sesión del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial podrían viajar a Praga entre 20.000 y 25.000 personas. En la reunión del citado comité parlamentario, el Presidente de la Policía dijo que los opositores intentarían perturbar la inauguración y el desarrollo de la sesión praguense, y que la policía se prepara para evitarlo. Kolár aseguró a los diputados que de aquí al inició de la sesión los policías estarán equipados con todo los pertrechos necesarios.

Más adelante constató que en el aseguramiento y mantenimiento del orden durante las deliberaciones del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial la policía será tolerante respecto a la expresión de criterios de los opositores, pero que no toleraría, por ejemplo, la ocupación de edificios, la obstrucción de la circulación y cosas parecidas. Jirí Kolár reiteró que para el mantenimiento del orden en Praga en el período de reunión de dichas instituciones financieras internacionales se cuenta con aproximadamente 11.000 policías, el 80 por ciento de los cuales fomarán las fuerzas del orden, y que el veinte por ciento restante corresponderá a componentes operativas y de la circulación.

11-09-2000