Pasen y vean, es el Circo del Totalitarismo

23-04-2009

Se trata de una mirada atrás, a aquellos años en los que el Estado trató de abarcar todos los ámbitos sociales en nombre del comunismo. El Circo del Totalitarismo ofrecerá una visión amplia de la dictadura socialista en Checoslovaquia, Hungría, Polonia y Alemania Oriental.

Foto: Carlos FerrerFoto: Carlos Ferrer Hace 20 años que cayó para siempre la Cortina de Hierro, y es precisamente en el marco de actividades que celebran el aniversario donde se desarrolla el Circo del Totalitarismo. Siguiendo con el símil circense, puede decirse que se trata de un espectáculo multipista.

El primer acontecimiento es el Calendario del Totalitarismo, un muro de 30 metros de longitud que imita el diseño de una parada de autobús y en el que se exponen fotografías y textos explicativos sobre el desarrollo de los regímenes comunistas europeos año tras año, desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta 1991.

Ondřej Cihlář, foto: Carlos FerrerOndřej Cihlář, foto: Carlos Ferrer Se trata de un collage de las historias de Checoslovaquia, Hungría, Polonia y Alemania Oriental, de los factores que les unen y de sus diferencias. Según el director artístico del festival, Ondřej Cihlář, el objetivo era abordar diversas perspectivas.

“Queríamos que estuviera la información más importante sobre la intervención del los regímenes totalitarios en la sociedad. De algún modo, cada uno de estos Estados trataba de influir de forma represiva sobre la gente. Y por otro lado queríamos también presentar la actuación de la oposición, de los disidentes que protestaban en contra de eso”, explicó Cihlář.

Y es que uno de los objetivos del proyecto no es solo refrescar la memoria a los que vivieron el comunismo, sino enseñar a las nuevas generaciones cómo se vivía y cómo se pensaba bajo un régimen totalitario.

Precisamente, el siguiente espectáculo del Circo del Totalitarismo es la obra teatral Reminiscencia personal, que a través de danza, interpretación convencional y elementos multimedia ofrecerá el punto de vista de la generación que creció con la democracia.

La originalidad de la pieza radica en que el guión está realizado a través de las experiencias personales de los propios actores y de sus familias. Según Cihlář, los jóvenes tienen mucho que decir, no sobre el totalitarismo en sí, sino sobre sus consecuencias, que llegan hasta la generación posterior.

Consiste en cómo sobrevive el pensamiento totalitario hasta el día de hoy, cómo influyó en sus padres y familiares 20 años después. Cómo recuerdan aquella época, y qué significa para ellos, cuáles son las costumbres que han pervivido. En definitiva, cuál es la contaminación que dura hasta hoy y hasta qué punto están contaminados ellos mismos, aunque no vivieran aquella época”, subrayó.

Al mismo tiempo se exhibe la maqueta de lo que posiblemente será el punto más importante del programa. Se trata del Centro de Entrenamiento del Totalitarismo, que se pondrá en marcha el año que viene y que consiste en una instalación en la que los visitantes experimentarán diversas situaciones habituales en tiempos del comunismo.

Por otro lado, cada día junto al Calendario del Totalitarismo habrá desfiles de moda que presentará la indumentaria de aquella época, en la que chocaban la voluntad uniformadora del régimen con el deseo individual de destacar.

El Circo del Totalitarismo se desarrollará en Praga hasta el 3 de mayo. Más información en www.cirkustotality.cz.

23-04-2009