Partidos se curan heridas después de elecciones presidenciales

18-02-2008

Las elecciones presidenciales agitaron las relaciones entre los partidos de la coalición gubernamental y levantaron voces negativas en la oposición.

Mirek Topolánek y Václav Klaus (Foto: CTK)Mirek Topolánek y Václav Klaus (Foto: CTK) Según el primer ministro y líder del Partido Cívico Democrático, Mirek Topolánek, la reelección de Václav Klaus demostró la fuerza política de esta formación. Topolánek comparó la elección a un partido de fútbol.

“Yo convertí el penalti. Ha sido un tiro directo y sin ninguna rotación. El Partido Cívico Democrático sigue siendo el capitán y el ejecutor de las próximas penas máximas”, indicó Topolánek.

Sin embargo, la coalición está formada por otros dos partidos: los Verdes, que apoyaron a Jan Švejnar, y el democristiano Partido Popular, cuyos legisladores votaron individualmente. El apoyo a candidatos diferentes causó varias discrepancias entre los partidos gubernamentales. Topolánek anunció que la coalición necesitará algún tiempo para curarse las heridas. Por su lado, el líder de los Verdes, Martin Bursík, está convencido de que la coalición seguirá unida.

“Espero que la coalición se una de nuevo y que encontremos nuevos temas y tareas importantes para el futuro. No dudo que seamos capaces de colaborar eficientemente”, opina Bursík.

Jan Švejnar y Jiří Paroubek (Foto: CTK)Jan Švejnar y Jiří Paroubek (Foto: CTK)El presidente del opositor Partido Socialdemócrata, Jiří Paroubek, no ocultó el agrado que le causaron las tensiones al interior de la coalición. Sin embargo, tampoco la oposición se mostró unida en las elecciones y los círculos de Švejnar sufrieron una derrota. En la segunda ronda los comunistas nominaron a su propia candidata, Jana Bobošíková, y al mismo tiempo dictaron condiciones inaceptables sobre su apoyo a Švejnar. Martin Bursík habló de “chantaje” y el socialdemócrata Jiří Paroubek designó al líder comunista, Vojtěch Filip, como un político incapaz.

“No le tengo ninguna confianza al señor Filip. Varias veces demostró que o bien es un político incapaz o bien es capaz de todo”, señaló Paroubek.

No obstante, a Jan Švejnar le faltaron tanto los votos comunistas, como los de los legisladores tránsfugas del Partido Socialdemócrata. El líder socialdemócrata Jiří Paroubek criticó a sus propios diputados, reprochándoles que no hubiera unanimidad. Según Paroubek, Václav Klaus se convirtió en el presidente de los tránsfugas y al próximo presidente lo deberían elegir los ciudadanos checos en forma directa.

18-02-2008