Parte la reconstrucción del Teatro Nacional de Praga

19-11-2007

Por tres años se prolongará la reconstrucción de la fachada del Teatro Nacional de Praga. La primera fase de las obras ya comenzó.

Teatro NacionalTeatro Nacional En estos días cambia la apariencia exterior del monumental edificio, situado en la Avenida Nacional, cerca del río Moldava. Del tejado desapareció la barrandilla dorada de más de diez toneladas de peso, que corona la construcción en estilo neorenacentista. Los restauradores bajaron este elemento arquitectónico, que caracteriza el edificio del Teatro Nacional, para limpiarlo y cubrirlo con una nueva capa de oro. Para ello necesitarán más de dos kilos de oro de calidad superior en valor de dos millones de coronas, unos 80 mil euros.

Será reconstruido el característico tejado en forma de artesa, así como las colosales trigas de bronce que destacan adelante, obra del escultor Bohuslav Schnirch. La triga representa un carruaje tirado por tres caballos usado por los antiguos griegos y romanos que con el tiempo se convirtió en un elemento arquitectónico ampliamente utilizado.

A diferencia de la barrandilla, las trigas serán reconstruidas en el lugar, explicó Stepán Kubista, del Teatro Nacional.

TrigaTriga “Los conjuntos de estatuas han sido bastante perjudicados por la humedad, el polvo y otras sustancias químicas en la atmósfera. Deteriorados están, sobre todo, sus interiores. No obstante, a reparación hay que someter también los elementos que los sujetan y las propias bases en las que se encuentran las trigas para garantizar una mayor estabilidad de las mismas”.

La reconstrucción de la fachada se iniciará en 2009 y será vinculada también con la renovación del pavimento y de los carriles de tranvías alrededor del edificio. Los montos de la reconstrucción se estiman en 160 millones de coronas, más de seis millones de euros.

El monumental edificio del Teatro Nacional de Praga fue construido entre 1868 y 1881 según el proyecto del arquitecto checo, Josef Zítek. Después del incendio en 1881, que casi lo convierte en ruinas, fue reconstruido por el arquitecto Josef Schulz.

Desde su surgimiento, el Teatro Nacional de Praga ha sido símbolo de la identidad cultural y política de la nación checa y testimonio de lo mucho que significó para los checos del siglo pasado, bajo el dominio del Imperio Austro-Húngaro, el lema “el pueblo para sí”, que destaca entre la decoración del escenario.

19-11-2007