Paraguay y Argentina, tierra prometida de los checos

04-10-2007

Hace casi cinco semanas Yvonna Fricová y Pavel Fric, de la Asociación Checomacoco, y el hidrogeólogo Pavel Lipanský, se dirigieron al Paraguay para desarrollar el proyecto de ayuda de asistencia al pueblo indígena Puerto Esperanza. Andrea Fajkusová, que acompañó al grupo, nos informa sobre la fase final del viaje.

Andrea, este martes han regresado a Praga. ¿Ha cumplido la miniexpedición Checomacoco los objetivos que se han propuesto?

"En todos los aspectos. Para mí ha sido un mes cargado de nuevas experiencias, a veces bastante aventureras, encuentros muy lindos con la gente, fuertes emociones, impresiones y también de nuevos impulsos para continuar el trabajo. Ahora ya entiendo a los que dicen que el que ha visitado una vez América Latina siente la necesidad de volver".

¿También la necesidad de volver al inhóspito desierto del Chaco?

Alumnos de la escuela básica de Puerto EsperanzaAlumnos de la escuela básica de Puerto Esperanza "También. Pero yo no diría que el Chaco es inhóspito porque los Chamacocos de Puerto Esperanza fueron muy hospitalarios. De vuelta en Asunción empezamos a buscar empresas paraguayas que puedan encargarse de la realización del proyecto de abastecimiento de agua para el pueblo, nos informamos sobre los precios del material necesario para poder diseñar el presupuesto para el Rotary Club de Praga. Además tuvimos dos reuniones muy importantes para ´nuestros´ indios".

¿De qué reuniones se trató, en concreto?

"Tuvimos una audiencia ante el presidente del Congreso del Paraguay, Miguel Saguier, quien prometió intervenir para que el Ejército paraguayo pueda ayudar a Puerto Esperanza en materia de la Sanidad, utilizar los propios recursos para enviar a la aldea a un médico, un odontólogo, un ginecólogo, un veterinario etc. Y la otra reunión importantísima fue el encuentro con el señor Víctor Gavilán, quien se ofreció como voluntario para llevar la contabilidad de la Asociación Checomacoco-Paraguay. Cabe decir que el señor Gavilán apreció que los indígenas, a pesar de no tener ninguna experiencia en estos asuntos, tienen todos los documentos relacionados con sus actividades en orden, salvo algunos detalles jurídicos que es fácil de arreglar. El señor Gavilán señaló que procede del Departamento de Alto Paraguay, que durante toda su vida ha soñado con contribuir con sus conocimientos y experiencia profesional como contador a la gente de su región, y que ahora tiene esa oportunidad".

Aparte de la familia Chamacoca del viajero Alberto Vojtech Fric ¿viven en Paraguay otros paisanos checos?

"Una comunidad checa más numerosa está radicada al sudeste del Paraguay. Visitamos a la familia del señor Jaroslao Masek, que preside la Asociación de Inmigrantes y Descendientes Eslavos en Coronel Bogado, cerca de Encarnación".

¿Y después, la semana pasada, se trasladaron a la vecina Argentina donde residen varias colonias checas?

"Exacto. Probablemente la colonia más grande de paisanos checos tras las fronteras de la República Checa vive en la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, en el Chaco argentino. Nuestros compatriotas nos prepararon una bienvenida muy cordial con un almuerzo que inició con el típico plato de las tabernas checas ´utopenec´ - ´salchicha ahogada´, como entrada. ¡Muy rico! También nos reunimos con representantes de la comunidad checa en Resistencia y Buenos Aires donde la señora Mayenko Hlousek, escenógrafa y premio Gratias Agit 2005, nos invitó a su programa radial para contar sobre nuestro viaje por Paraguay. Lo que me sorprendió bastante fue el hecho de que los paisanos siguen con regularidad y con mucha atención los programas de Radio Praga".

Los reportajes de Puerto Esperanza y de las comunidades checas en Paraguay y Argentina se los ofreceremos en las próximas emisiones de Radio Praga.

Foto: autora

04-10-2007