Para la Policía checa la venta de tazas con el rostro de Hitler no es propaganda

24-02-2020

La venta pública de tazas con el rostro de Hitler y de otros cabecillas nazis ha sacado a la luz un agujero en las leyes checas. Mientras que la Federación de Comunidades Judías y organizaciones de la sociedad civil han expresado su malestar, la Policía asegura que se trata de una actividad comercial y no de una actividad propagandística.

Foto: editorial Naše VojskoFoto: editorial Naše Vojsko Los rostros de Adolf Hitler, Reinhard Heydrich y Adolf Eichmann, así como de otros líderes nazis, están impresos en tazas que se venden en algunas tiendas de suvenires en Praga.

Michal Klíma, foto: archivo de la Asociación de las víctimas de holocaustoMichal Klíma, foto: archivo de la Asociación de las víctimas de holocausto La aparición de los polémicos artefactos fue denunciada por una serie de organizaciones de la sociedad civil, al tiempo que el portavoz de la Federación de Comunidades Judías, Michal Klíma, dijo a la Radio Checa que para la Policía se trata de un asunto puramente comercial.

“La Policía dijo que no se ha demostrado que el objetivo de esta actividad fuera otro que el interés comercial”.

Para Klíma, la conclusión de la Policía deja al descubierto un agujero en la ley, ya que la exhibición y venta pública de artefactos con temática nazi se justifica como respeto a la libertad de empresa.

Las tazas no son el único artefacto que hace alusión al nazismo. En el pasado salieron a la venta máscaras con el rostro de Hitler, que los turistas podían comprar en el casco histórico de la capital checa.

Hace unas pocas semanas atrás una de las mayores editoriales del país lanzó en su tienda en línea un libro de texto de 1938 para niños en el que se explica a los menores que los judíos son malos y embusteros.

Libro para niños 'El hongo venenoso', foto: editorial GuidemediaLibro para niños 'El hongo venenoso', foto: editorial GuidemediaEl libro titulado “El hongo venenoso” estaba dirigido a niños y adultos como parte de la propaganda antisemita del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán.

De acuerdo con informaciones de la Televisión Checa, el editor de la versión checa del libro se defendió asegurando que “no estamos en China, vivimos en un país democrático. La publicación de libros históricos es punible solo en las dictaduras”.

Partiendo de que la publicación fue concebida como un libro de texto para niños, la Policía ha iniciado una investigación al respecto.

De acuerdo con informaciones de la Radio Checa no existe consenso entre los políticos. Algunos diputados sostienen que la ley actual es suficiente, mientras que el líder del Partido Comunista, Vojtěch Filip, recomienda una enmienda que prohíba la venta de artículos con los rostros de los criminales nazis.

24-02-2020