Paladares atrevidos en el corazón de Europa: los checos y el chile

El número de aficionados al chile en Chequia no deja de crecer. El deleite de una comida picante lleva a los simpatizantes a festivales especializados o incluso a cultivar este fruto en invernaderos personales.

Foto: Lenka ŽižkováFoto: Lenka Žižková En la República Checa hay un gran interés por los ingredientes de las cocinas extranjeras, algo que demuestra la gran variedad de gastrofestivales que se organizan anualmente. Aunque a la cocina checa no le sean propios los sabores picantes, la fuerza del chile se está abriendo paso.

Jan Reichel, quien se dedica en su tiempo libre ya desde hace tres años a su cultivo, y no es desde luego el único, describe apasionadamente su primer encuentro imprevisto y decisivo con este fruto intenso.

“Me desperté con la toalla en la cabeza, mirando el techo y con ganas de morir y nada más, porque fue una experiencia inesperada, terriblemente inesperada”.

Jan Reichel cultiva una gran variedad de especies, incluso el chile Trinidad Scorpion Moruga, considerado uno de los más picantes del mundo. Las plantas sobreviven gracias a la luz artificial, ya que en Europa Central la natural es insuficiente. Jan Reichel nos explica cuál es la causa de su afición por el cultivo de los pimientos picantes.

Foto: Ryan Bushby, CC BY 2.5Foto: Ryan Bushby, CC BY 2.5 “Soy ingeniero informático, así que me paso el tiempo en espacios virtuales, en mundos imaginarios. Y conforme a cómo la vida va avanzando, el chile al igual va creciendo, no de una forma rápida, pero crece, lo cual te da felicidad y una vez al año también frutos”.

Los fans checos del chile tienen la posibilidad de tomar parte en el Festival Chillibraní en Brno que se celebra cada año desde el 2012. Allí los participantes pueden probar todo tipo de comidas y bebidas picantes en un amplio rango de niveles de intensidad. Los de paladares más atrevidos pueden demostrar su aguante en el Campeonato de la República Checa y Eslovaca de comer chile. En la capital checa tiene lugar cada año el Chilli Fest Praha donde los interesados asisten a degustaciones y exposiciones acerca de los efectos y formas de empleo de este popular fruto.

Además de eso, existen tiendas en línea, donde los aficionados compran semillas o directamente productos para el consumo, o pueden visitar restaurantes especializados. Los checos descubren así cada vez más los secretos culinarios y los efectos curativos del chile.