Padres que no vacunen a sus hijos serán sancionados

11-01-2011

El Ministerio de Salud checo prepara una enmienda a la Ley de Protección de la Salud Pública, que legalizará las sanciones financieras a los padres que se opongan a la vacunación de sus hijos. La penalización podría alcanzar unos 406 euros.

La vacunación de los niños contra una serie de enfermedades era obligatoria en Chequia hasta mediados del año pasado. Los padres que rechazaban vacunar a sus hijos, por temor a los efectos secundarios, tenían que pagar una multa. No obstante, en julio del año 2010, el Tribunal Supremo de Administración impuso que el Estado Checo no tiene derecho a sancionar a los padres por rechazar la profilaxis a sus hijos, porque la obligación de las vacunas está dada por una disposición del Ministerio de Salud, pero no por ley.

El Ministerio de Salud prepara ahora un cambio en la legislación que a partir del próximo año debería enmendar la situación surgida, según recalcó Vlastimil Sršeñ, portavoz del ministerio.

”La vacunación de los niños pequeños es muy importante para que estén protegidos ante eventuales enfermedades. De ser aprobada la enmienda, a partir del próximo año se aplicarán multas de hasta 406 euros a los padres que no dejen inmunizar a sus hijos”.

Vlastimil SršeñVlastimil Sršeñ La República Checa figura entre los países que aplican el mayor número de vacunas obligatorias a los menores. Mientras que en Francia por ejemplo, los niños son vacunados obligatoriamente contra la poliomielitis, la difteria, y el tétano, y en Bélgica sólo contra la poliomielitis, a los niños en Chequia se les aplican nueve vacunas. Además de las enfermedades mencionadas, son vacunados contra la tos ferina, la hepatitis B, el sarampión, la rubéola, y otras enfermedades.

Organizaciones a favor de los Derechos Humanos han pedido a los especialistas que estudien la eventualidad de reducir el número de vacunas obligatorias a los niños. Roman Prymula, presidente de la Asociación Checa de Vacunación, no se opone a esa idea y apunta que la profilaxis voluntaria contra el neumococo funciona sin problemas.

Roman PrymulaRoman Prymula ”En cuanto a la prevención contra el neumococo, que es voluntaria, el número de niños a los que los padres dejaron vacunar contra ese mal supera el 90 por ciento. Es de esperar que la mayoría de los padres vacune a sus hijos también contra las demás enfermedades contagiosas aunque la inoculación sea voluntaria”.

En varios países de Europa Occidental se aplican penalizaciones a los padres que no vacunan a sus hijos. Por ejemplo, los menores que no tienen las vacunas obligatorias, no son admitidos en los centros preescolares, y tampoco pueden asistir a una escuela pública. Tal es el caso en Francia, donde es obligatoria la vacunación contra el tétano, la difteria y la poliomielitis.

El Ministerio de Salud checo insiste en la importancia de la vacunación obligatoria y sostiene que en los países que desistieron de este sistema de prevención, las enfermedades que habían sido erradicadas, volvieron a rebrotar. Por ejemplo, en el año 2008 se registró en Austria una epidemia de sarampión que afectó a unos 400 menores. En Bulgaria el nuevo rebrote del sarampión hace un par de años afectó a 23.000 pequeños y 20 niños menores de cinco años murieron a causa de esa enfermedad.

11-01-2011