Organizaciones feministas checas conmemoran el Día Internacional de la Mujer

07-03-2003

Cada ocho de marzo se conmemora en el mundo el Día Internacional de la Mujer. Las organizaciones feministas checas organizaron este viernes una rueda de prensa dedicada a la situación de la mujer en la República Checa y sus perspectivas en el mercado laboral con vista al ingreso del país en la Unión Europea.

Michaela Marksová-Tominová, de la Asociación Checa para la Igualdad de Oportunidades, destacó que la situación de la mujer en el mercado laboral checo es comparable con la de la Unión Europea.

"Sin embargo, hay una diferencia: en la República Checa el empleo de la mujer alcanza casi el cien por ciento. Casi la mayoría de las mujeres checas trabajan a tiempo completo, solamente el 10 por ciento a tiempo parcial. Mientras que en la Unión Europea el empleo de la mujer todavía empieza a crecer y el 30 por ciento de ellas sigue trabajando parcialmente. Respecto a la diferencia en el salario que hombres y mujeres reciben por el mismo trabajo, y que oscila entre 25 y 30 por ciento, la República Checa no difiere del promedio de los Quince".

Esto lo confirma Ramiro Cibrián, embajador de la Unión Europea en la República Checa.

"Si miramos la situación desde el punto de vista de la igualdad entre las mujeres y los hombres dentro de la Unión Europea, pues naturalmente vemos que existe una posibilidad de mejora. Vemos que todavía las mujeres están discriminadas en muchos aspectos, que desgraciadamente pese a todos los intentos y esfuerzos legislativos y organizativos todavía las mujeres en la Unión Europea no tienen la misma remuneración por el mismo trabajo, que en muchas circunstancias reciben menos por la realización del mismo tipo de trabajos, que no tienen acceso a determinados puestos de dirección, política, económica, étc., en proporción que refleje su posición dentro de las estructuras de la población".

Ramiro Cibrián matiza que incluso dentro de la Unión Europea existen grandes diferencias respecto a la igualdad de oportunidades en la que sobre todo los países nórdicos han alcanzado enormes logros.

Michaela Marksová-Tominová señala que lo que de veras las mujeres checas deberían aprender de sus homólogas comunitarias, es su disposición a luchar por sus derechos, defenderse activamente siempre cuando se les confirme que no fueron empleadas por ser mujer o cuando reciban menos dinero por el mismo trabajo que su colega varón. "Ya disponen de suficientes instrumentos jurídicos para esto", subraya Michaela Marksová-Tominová.

07-03-2003